La Direcció General de la Policia ha abierto una investigación para aclarar la lesión en un ojo con un proyectil de foam durante las cargas de los Mossos d'Esquadra del martes posteriores a la manifestación de Barcelona en contra del encarcelamiento de Pablo Hasél. A diferencia de otros casos, ahora sí, Interior ha lamentado los hechos y se ha puesto a disposición de la víctima. De hecho, agentes de la unidad de mediación ya la han visitado en el hospital.

"Estamos en contacto con la familia y con Irídia —que lleva la representación legal— para facilitar todo lo que necesiten", ha dicho el director general de la Policia, Pere Ferrer, quien ha "lamentado profundamente" los hechos.

A pesar de que los proyectiles de foam son armas de precisión y los protocolos dicen muy claro que no se puede disparar por encima de la cintura, el portavoz del cuerpo, Juan Carlos Molinero, ha explicado que "no es lo mismo disparar a una figura inmóvil que en la calle" y aunque la Direcció General de la Policia quiere hacer "una investigación diligente para saber qué ha pasado", Molinero advierte que la investigación "no será fácil".

En medio de esta investigación, de las protestas y de las negociaciones para la investidura, en las que la CUP ya ha puesto sobre la mesa los incidentes de estos días y el modelo policial, el director general de la Policía, Pere Ferrer, argumenta que ahora "no es el momento de valorar ni abordar cuál tiene que ser el modelo de seguridad pública".

Durante estas dos noches de protestas los Mossos d'Esquadra han disparado 420 proyectiles de foam en las diferentes manifestaciones que ha habido en diferentes puntos del territorio, 300 la noche del martes y 120 la noche del miércoles.

33 detenidos y 12 heridos

En total esta noche pasada ha habido 33 detenidos: 12 en Barcelona, 14 en Lleida, 5 en Girona y 2 en Tarragona. Hay 12 heridos, la mitad agentes de la policía. El balance de desperfectos es de 84 contenedores quemados, 8 motos y 12 entradas en locales comerciales, entre ellos el Hotel Mandarín y un concesionario de coches de la Gran Vía.

La policía dice que detrás de los ataques hay "grupos de personas organizadas muy violentas" y que ejercen la "violencia gratuita". Según el portavoz del cuerpo, "salieron con el objetivo de destrozar la ciudad". Sobre los saqueos, apunta que se trata de oportunistas que aprovechando la confusión entran y vacían y provocan destrozos en los establecimientos.

El cuerpo está firme

"El cuerpo está firme" asegura el comisario Molinero sobre la sobrecarga de los Mossos d'Esquadra debida a los dispositivos de Covid-19 y al de las elecciones del domingo. "El cuerpo trabaja con total y absoluta normalidad. De forma flexible se adapta a cada momento", dice el portavoz, que asegura que los Mossos están actuando "de una forma muy digna".

 

 

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat