La expulsión del PDeCAT de la Alianza de los Liberal Demócratas Europeos (ALDE) no es exclusivamente el resultado de las maniobras de Ciudadanos, como decía el comunicado oficial. Tampoco tiene que ver sólo con la corrupción de CDC porel caso Palau. Así lo constata un informe interno del partido, que trata de reconstruir los hechos una vez efectuada la salida. Y lo hace sin esconder responsabilidades: los principales reproches apuntan hacia el absentismo de la excoordinadora general Marta Pascal y los tejemanejes y posible corrupción del diputado en el Congreso Jordi Xuclà. "¿Qué se tiene que hacer para que te expulsen del PDeCAT?", preguntaban los entonces socios europeos según fuentes conocedoras.

El documento, al que ha tenido acceso El Nacional, ha sido redactado por los dos únicos representantes del partido en el Consejo Extraordinario del 27 de octubre que certificó la expulsión. Se trata de Pau Castellví, miembro electo de la dirección de la Juventud Liberal Europea (LYMEC) y Alistair Spearing, responsable de Asuntos Europeos de la JNC y el delegado que defendió el PDeCAT en el Consejo.

El informe arranca "con un titular de difícil pero necesaria digestión". Es el siguiente: "A pesar de la predeterminación, influencia ejercida y trabajo hecho por Cs para conseguir nuestra expulsión de ALDE Party a lo largo de los últimos dos años, esta hubiera sido improbable si el PDeCAT no hubiera renunciado en varias ocasiones a dar batalla para permanecer en ALDE Party". E insiste en este sentido: "Sería excesivamente atribuir nuestra expulsión exclusivamente a Cs".

informe alde pdecat

Foto: El Nacional

Según recogen a Castellví y Spearing en su informe, una de las críticas más repetidas durante el Consejo Extraordinario, "al menos para|por una docena de delegaciones si se incluyen los comentarios privados recibidos posteriormente", fue que "nadie de la dirección del PDeCAT hubiera asistido a la cita dar explicaciones". Entre las críticas destacan las de los LibDem británicos, con Robert Woodthorpe al frente, habitualmente simpático con el catalanismo. Algunas delegaciones del ALDE incluso reprocharon que la dirección del partido catalán delegara las tareas en "sus juventudes".

El informe destaca las declaraciones del representante del partido suizo FDP-Die Liberalen, que criticó que "no podemos seguir aceptando como socio un partido que está relacionado con casos tan importantes de corrupción y cuya dirección no es capaz de dar explicaciones delante de sus socios". Calificó la ausencia de "falta de respeto".

Castellví y Spearing explican en el documento interno que "se presentaba el argumento que la Dirección Ejecutiva Nacional del PDeCAT no había estado dando la cara como agravante, argumento que la dirección de ALDE Party está utilizando para justificar por qué nos han tenido que echar a nosotros antes que a otros partidos miembros que han tenido casos de corrupción". Son los casos de ALDE Rumania o el checo ANO.

Verhofstadt Rivera ALDE - ACN

Foto: ACN

Cartas y requerimientos sin respuesta

El documento analiza las relaciones entre el PDeCAT y el ALDE desde hace dos años, cuando ya empezaron mal. El hecho de que se hiciera un "voto de re-confirmación" --porque el socio anterior era CDC--, en lugar de una nueva solicitud de adhesión por parte del nuevo partido "provocó que una parte de ALDE Party entendiera la fundación del PDeCAT como un mero cambio de imagen, aunque empezáramos un partido nuevo." A partir de aquí, aseguran los ponentes, la relación "no hizo más que empeorar".

"Un factor importante en este deterioro fue, según han alegado en público y en privado varios miembros de la dirección de ALDE Party (notablemente su presidente Hans van Baalen) una supuesta política de la 'silla vacía' del PDeCAT", explica el informe. Esta acusación se basa en "la falta de respuestas a requerimientos formales y mensajes informales enviados al PDeCAT", así como "la incomparecencia del PDeCAT a citas importantes a lo largo del 2017 y el 2018". Entre estos acontecimientos, está el Congreso del ALDE en Amsterdam en diciembre del 2017. Marta Pascal, que llegó a ser vicepresidenta del partido europeo, excusó su ausencia con un mensaje de WhatsApp.

Los autores del informe lamentan que "miembros de la dirección de ALDE --incluso aquellos que considerábamos aliados nuestros-- se quejaban de no haber recibido respuesta a varios mensajes importantes enviados a Marta Pascal y David Bonvehí". Algunos de los requerimientos formales e informales no respondidos fueron adjuntados en el dossier sobre la expulsión del PDeCAT que redactó el Secretariado del ALDE.

Según el informe, "miembros de la dirección de ALDE se quejaban de no haber recibido respuesta a varios mensajes importantes enviados a Marta Pascal y David Bonvehí"

El documento subraya que, en diversas ocasiones durante junio y julio de este año, ALDE contactó a Marta Pascal por correo electrónico en condición de coordinadora general. El primer mail partió después de una reunión que tenía que tener lugar el 12 de junio en Bruselas, pero que se anuló por problemas de agenda de Pascal. La carta no recibió respuesta. Al cabo de un mes, después de la elección de David Bonvehí como nuevo coordinador general, el ALDE envió una misiva similar, que daba un mes de plazo para responder. Tampoco recibió respuesta.

Según los ponentes, las relaciones llegaron a un "estado precario" y el ambiente era "cada vez más hostil" cuando se intentó plantar batalla a mediados de septiembre de este año. Ya era demasiado tarde "ante el descrédito sembrado por Cs durante dos años".

Por otra parte, los representantes del PDeCAT en el Consejo de expulsión lamentan que "el PDeCAT había dejado de asistir a acontecimientos importantes donde en cambio sí que asistía la primera línea política de Ciudadanos (por ejemplo, Albert Rivera)", o que incluso "no había pagado su cuota a tiempo". Mientras tanto, Cs "se encontraba inmerso haciendo propaganda a diestro y siniestro sobre la sentencia del caso Palau, los artículo del MHP Quim Torra o la situación de Jordi Xuclà".

mena efe

Foto: EFE

Los tejemanejes de Xuclà

Una de las intervenciones más duras durante la reunión que expulsó al PDeCAT, según el documento, fue la de la exministra luxemburguesa y expresidenta de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, Anne Brasseur, "porque es una figura altamente respetada en ALDE". Una Brasseur "especialmente compungida" hizo un discurso que "pareció cautivar a los asistentes". Se centró en los tejemanejes de Jordi Xuclà y la ausencia de depuración de responsabilidades por parte de la dirección del PDeCAT.

Brasseur se basó en dos hechos. El primero, las posibles corruptelas de Xuclà en Azerbaiyán y Siria. Según la luxemburguesa, "consiguió, a pesar de la oposición de otros miembros del Bureau de ALDE-PACE, que se participara en una misión de observación electoral en Azerbaiyán e insistió en que se reconociera la validez de los resultados que dieron la victoria al régimen a pesar de la oposición de otros miembros de la misión". También constató que "un embajador del régimen confesó que varios políticos europeos habrían cobrado sobornos millonarios", dando a entender que Jordi Xuclà podría ser uno de ellos.

 

documento interno pdecat chupa

documento interno pdecat chupa

Foto: El Nacional

La expresidenta de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa también recordó que Xuclà "fue en un avión ruso acompañando el presidente de la asamblea del PPE [el senador del PP Pedro Agramunt) a reunirse con Bashar Al-Assad". Agramunt se vio obligado a dimitir después de ser acusado de corrupción por presuntamente aceptar sobornos mediante servicios de prostitución y efectivo en observaciones electorales del Consejo de Europa.

El otro hecho que denunció Brasseur fue el intento de crear una escisión del ALDE, Free Democrats, poco antes de ser forzado a dimitir como presidente del ALDE en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa. "Orquestó, valiéndose de su posición como presidente del grupo ALDE-PACE, la creación de un nuevo grupo en la Asamblea formado por delegaciones originariamente de ALDE-PACE". Según la política luxemburguesa, utilizó a Susanna Rivero, encargado de Relaciones Internacionales en el PDeCAT, para "intentar captar delegaciones" para el nuevo grupo.

Todo esto llevó a Brasseur a preguntar, según el documento interno del PDeCAT: "¿Cómo se puede entender que después de todo esto Jordi Xuclà siga ejerciendo como diputado a día de hoy y además lo haga sin ningún tipo de amonestación por parte de su partido?".

"Cs buscaba una excusa y Pascal y Xuclà se la sirvieron en bandeja"

Todo está recogido en el informe interno crítico elaborado por los delegados del PDeCAT en el ALDE, que señala claramente como responsables a la anterior coordinadora general y al diputado en Madrid y expresidente del ALDE en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa. "Ciudadanos buscaba una excusa para echar al PDeCAT por independentistas, y Xuclà con sus tejemanejes y Pascal con su absentismo se lo sirvieron con bandeja", lamentan fuentes internas.

"¿Sube en un avión ruso con un exsenador corrupto del PP para ir a ver al apestado número 1, que es Assad, y aquí no pasa nada?", se preguntan estas mismas fuentes. E insisten: "Marta Pascal no hizo nada para pedirle explicaciones [a Xuclà] y Bonvehí tampoco. ¿Qué tiene que pasar para que asuma responsabilidades?".

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat