Las entidades y los partidos independentistas han protagonizado este viernes una acción ante la delegación del Gobierno para denunciar el silencio y la no respuesta del Estado un año después de que el grupo de detenciones arbitrarias de las Naciones Unidas reclamaran la libertad de los presos políticos.

El pasado 29 de mayo, el grupo de trabajo contra detenciones arbitrarias que depende del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas emitió un comunicado en que advertía que el encarcelamiento de Jordi Cuixart, Jordi Sànchez y Oriol Junqueras vulnera los principios de la declaración universal de los derechos humanos, por lo cual exigía su puesta en libertad.

Tanto Òmnium y la ANC, como los representantes de JxCat, ERC y la CUP presentes en la concentración han reprochado al gobierno de PSOE y Unidas Podemos que durante estos meses no hayan hecho nada para acatar el pronunciamiento de las Naciones Unidas.

 

Para protestar por esta falta de respuesta del gobierno español cuando ya ha transcurrido un año desde el pronunciamiento, a media mañana un grupo de veinte personas han cortado la calle Mallorca de Barcelona con carteles en que se denunciaba que el Estado español ignora los derechos humanos y las resoluciones de las Naciones Unidas. Aunque han sido conminados por los agentes de los Mossos que custodiaban la sede de la delegación del Gobierno a no obstaculizar el paso de vehículos con una concentración no autorizada, el vicepresidente de la ANC Josep Cruanyes se ha amparado en el derecho a la libertad de expresión y en el hecho de que no hay que comunicar las protestas de menos de 20 personas.

Finalmente, transcurrido el cuarto de hora se ha reabierto el paso. Desde la acera contemplaban la escena representantes de los convocantes, Òmnium, ANC, ERC, JxCat y la CUP.

Cruanyes ha reprochado que al no dar respuesta a esta resolución, el Estado español se alinea con los países que se sitúan al margen de la defensa de los derechos fundamentales y de los mandatos de las Naciones Unidas.

El vicepresidente de Òmnium, Marcel Mauri, ha advertido que a pesar de la pandemia la represión no se ha detenido y ha instado al Estado español a actuar para liberar a los presos. "No puede seguir mirando hacia otra banda, porque con este silencio se sitúa al lado de las tesis de Vox, la Guardia Civil y Pérez de los Cobos", ha argumentado.

En nombre de JxCat, Elsa Artadi ha reprochado que el gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias "ampare la represión" sin hacer nada: "Se hinchan la boca y hablan de derechos pero a la hora de la verdad no toman ninguna decisión".

También la portavoz republicana, Marta Vilalta, ha lamentado que el Gobierno desobedezca la sentencia de la ONU pero obedezca a los informes falsos de la Guardia Civil y la policial.

El diputado de la CUP Carles Riera ha advertido que, a pesar de que la "represión" contra el independentismo con un ejecutivo del PP, las sentencias del juicio del procés y el incumplimiento de los dictámenes de la ONU y de Amnistía Internacional y Podemos, se ha hecho bajo un gobierno del PSOE y ahora con Unidas Podemos, y por tanto "no es un problema de un partido, es un problema de Estado".

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat