Quinta noche de incidentes y tensión en Barcelona y el resto de Catalunya por el encarcelamiento de Pablo Hasél. Unas 6.000 personas, según la Guardia Urbana, se han concentrado a las 19h en la plaza Universitat de la capital catalana y han iniciado la marcha una hora después. 

Hasta las 22h, se han producido al menos ocho detenciones en Barcelona que Mossos ha hecho con la colaboración de la Guardia Urbana. También ha habido dos detenciones en Tarragona y una en Lleida. Según ha podido saber este diario, el Mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, ha seguido el dispositivo desde una furgoneta de la Brigada Móvil.

 Manifestación retenido Pablo Hasél Barcelona sábado 2002 /  Sergi Rugrand

Un retenido por los disturbios / Foto: Sergi Rugrand

Al llegar a la Via Laietana se han encontrado como decenas de furgones de la Brigada Móvil de los Mossos d'Esquadra y también del ARRO que los han hecho retroceder hasta la plaza Urquinaona y, después, hacia el paseo de Gràcia. Si en los últimos días la Brimo estaba al 50% de su capacidad, para este sábado ha desplegado el 100% de su fuerza.

 

Los agentes antidisturbios también han ganado rápidamente la plaza Catalunya, no sin antes dar alguno que otro porrazo a los pocos manifestantes que intentaban oponer resistencia.

En su retroceso por el paseo de Gràcia, un grupo de un centenar de manifestantes se han puesto a asaltar tiendas bastante rápidamente. También han roto los cristales de varias sucursales bancarias y han atacado la entrada de la Bolsa de Barcelona prendiendo fuego. Hasta la llegada a la Via Laietana, la concentración había sido totalmente pacífica y la mayoría de manifestantes se han marchado cuando la policía ha llegado a Urquinaona.

 

Pocos después, los Mossos han subido rápidamente por esta calle con los furgones y desplegando a algunos agentes que han dispersado a los saqueadores a tiro de foam. A medida que los concentrados han ido huyendo, han ido haciendo barricadas en varios cruces de la izquierda del Eixample.

Poco antes de las 21h, los enfrentamientos se han trasladado al barrio de Gracia, donde los agentes han disparado foam mientras los convocados a Universidad han ido formando más barricadas a medida que reculaban.

 

Poco después, los agentes han acabado cargando contra los manifestantes en la calle Gran de Gràcia, ya que estos trataban de resistir.

 

Las cargas de la policía catalana han obligado los manifestantes a salir de la calle Gran de Gràcia y entrar en la calle Nil Fabra.

Esto ha provocado una estampida de decenas de personas en una calle como Nil Fabra que es realmente estrecha.

 

Después de atravesar todo el barrio de Gràcia, la batalla ha llegado a la plaza Lesseps, donde se celebró la primera concentración este martes a raíz de la detención de Hasél. Allí, los Mossos, a pie, han disparado más tiros de foam.

 

Una vez han barrido la protesta en este punto de la ciudad, las carrerillas han cesado y los manifestantes han aprovechado para reagruparse y formar nuevas barricadas que han acabado incendiando.

Manifestación Pablo Hasél Barcelona sábado 2002 Barricada Gracia / Adrià Rovira

Una barricada encendida / Foto: Adrià Rovira

En Barcelona, el Sistema de Emergencias Médicas (SEM) ha atendido a dos personas, una de las cuales ya ha recibido el alta.

Ataque al Palau de la Música

Al inicio de la marcha, un grupito de encapuchados se ha zafado por los callejones del Gótico y ha lanzado piedras contra las ventanas del Palau de la Música. Las piedras las han cogido de unas obras que había cerca del edificio y después de la acción se han dispersado rápidamente.

 

Las protestas en el resto de Catalunya

En Lleida, se han desplegado agentes de la policía española con el fin de sofocar los disturbios. Los agentes antidisturbios han llegado a disparar pelotas de goma, las cuales hay que recordar que están prohibidas por el Parlament de Catalunya.

Para acabar de dispersar a los manifestantes, los Mossos han hecho carruseles por la calle Major. Los grupos que se han enfrentado con la policía en Lleida se han dispersado por el Eje Comercial y otros por la zona de los Campos Elíseos.

En Tarragona, algunos manifestantes han formado barricadas en Tarragona y han lanzado huevos con pintura, piedras y botellas a la subdelegación del Gobierno. Algunos encapuchados han llegado al edificio del Audiencia Provincial y han hecho lanzamientos contra la línea policial y han roto los cristales. También han roto los cristales y el cajero de una oficina bancaria. Hasta las 21:15h hay dos detenidos.

En Girona, un centenar de manifestantes se han concentrado llamando consignas por la libertad de Hasel y han cortado la avenida Jaime I durante unos veinte minutos. En la ciudad no se había hecho ninguna convocatoria oficial. La última era la que habían hecho los CDR a las cuatro de la tarde en los juzgados, donde pasaban a disposición los dos detenidos por los disturbios de este viernes.

Pero sin embargo, varios grupos (sobre todo, de jóvenes) se han concentrado en la plaza U de Octubre a partir de las siete de la noche. Al cabo de una hora, los manifestantes han llamado consignas contra el cordón policial que custodiaba la Subdelegación y después, mientras les seguían las furgones, han ido arriba y abajo de la avenida hasta acabar desviándose por la calle Nou. Después del Puente de Piedra, hacia las nueve de la noche, se han dispersado.

No se han registrado incidentes y de hecho, los Mossos no han llegado a actuar en ningún momento. Como mucho, algunos manifestantes han llegado a volcar dos contenedores de locales de restauración y los han situado en medio de la avenida.

Con respecto a los heridos, se ha hecho una asistencia en Lleida, y dos en Tarragona. También se ha producido un incidente en Cubelles que ha dejado a una persona herida en estado menos grave.

En Celrà (Gironès) se ha hecho un acto para dar apoyo al alcalde y diputado electo de la CUP Daniel Cornellà, que recibió un golpe en la cabeza por parte de un mosso cuando intentaba mediar en la detención de un manifestante en la concentración de ayer en Girona.

Quinto día de protestas

Este es ya el quinto día consecutivo de protestas para exigir la liberación de Pablo Hasél. En los primeros cuatro días, los Mossos han detenido a más de 50 personas, los cuales ya están en libertad menos provisional menos uno que ingresó en la prisión sin fianza.

Las protestas y, sobre todo, las reacciones políticas a la respuesta policial -la cual dejó una chica de 19 años sin un ojo por un tiro de foam- ha provocado el malestar en el cuerpo catalán de policía. Tanto es así que todos los sindicatos representativos de los Mossos han reclamado una reunión urgente con el conseller de Interior, Miquel Sàmper, para abordar la situación y encontrar una "solución inmediata esta situación". La conselleria de Interior ha anunciado horas después de que los convoque para mañana el domingo a las 11 de la mañana a un encuentro.

La petición conjunta de los sindicatos, inédita, llega después de que los mandos de los Mossos, conscientes del malestar que había en el cuerpo, acordaran cerrar filas y blindarse ante posibles injerencias políticas, a la vez que avalaban la actuación de los antidisturbios durante estos días. Han firmado la petición los sindicatos SAP-Fesol; USPAC; Sindicato de Policías de Catalunya (SPC); SME; SEGCAT; SEIME; SICME; AFITCME y CAT.

Noticia en constante actualitzación.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat