El vicepresidente segundo del Gobierno y líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, ha comparado al presidente al exilio, Carles Puigdemont, con los exiliados republicanos durante la dictadura franquista. En una entrevista al programa Salvados de la Sexta, Iglesias ha subrayado que no "comparte en ningún caso" sus objetivos, pero que, si está en Bruselas, no es por "haber robado a nadie o para intentar enriquecerse, sino para llevar sus ideas políticas a un extremo erróneo".

A la pregunta de sí se puede equiparar el caso de Puigdemont con los exiliados republicanos durante la dictadura, el vicepresidente responde con contundencia: "Lo digo claramente, yo creo que sí".

Preguntado por si cree que es comparable con la fuga del rey emérito, Iglesias lo ha negado. "Si presuntamente ha robado dinero o ha utilizado tarjetas black, creo que la consideración moral es completamente diferente", ha defendido.

El vicepresidente segundo también se ha mostrado a favor de los indultos de los presos políticos y ha insistido en la importancia de resolver el conflicto catalán "políticamente".

Los indultos

Con respecto a los indultos de los presos, Iglesias ha considerado que tendrían que estar "libres" y poder representar a la ciudadanía "que los ha votado". De hecho, el líder Podem ha recordado que se indultó a Alfonso Armada, "autor intelectual de un golpe de estado de los de verdad". Así, Iglesias ha defendido que ni Junqueras, ni Puigdemont son más "peligrosos" que "Armada o Tejero" y ha recordado que Gobierno tiene que velar "por el interés del estado".

Por eso, cree que la solución del conflicto a Catalunya tiene que ser "política". Según el vicepresidente segundo, uno de los factores que lo han amplificado ha sido "la agresividad" de la derecha, que considera que "España son ellos", y que ha convertido el "problema" en un "callejón sin salida"-

El Gobierno

Preguntado por las diferencias de Podem con el PSOE dentro de Gobierno, Iglesias ha asegurado que "en política no hay que fiarse de casi nadie", por eso, el Gobierno está basado no en una confianza mutua entre los líderes de los dos partidos sino "en una correlación de fuerzas y un acuerdo de gobierno que tiene que cumplirse, y sobre esta base se construye la experiencia de gobierno de coalición".

Iglesias ha reconocido que "para que se cumpla un acuerdo hay que presionar incluso dentro del Gobierno, como por ejemplo en el caso de los precios de la luz y la posibilidad de nacionalizar empresas del sector. "Por descontado que se puede nacionalizar una empresa, otra cosa es que todos los medios y las empresas digan que es una barbaridad, pero es perfectamente legal", ha asegurado antes de reconocer que con "con 35 diputados no estamos en posición de convencer al Gobierno".

Sobre si este tipo de diferencias entre los integrantes de Gobierno de coalición podría llevar a su disolución, el vicepresidente ha replicado: "es lo que querría la derecha, que hubiera una crisis de gobierno y que cayera".

Imagen principal, Pablo Iglesias / EFE

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat