El conseller de Acció Exterior, Alfred Bosch, ha aprovechado el primer acto de su viaje oficial a México para anunciar que el Govern quiere abrir una delegación en el país, como puerta de entrada a América Latina. "Ya veremos exactamente cuándo se puede hacer y en qué condiciones pero lo tenemos bastante decidido", ha dicho Bosch en una conferencia en el Orfeó Català de Ciutat de Mèxic que algunos asistentes han utilizado para reclamar ayudas para compensar la difícil situación económica de la entidad centenaria.

Ante estas proclamas el conseller ha pedido comprensión: "Justo ahora nos acabamos de recuperar del 155", ha dicho. Después de escuchar a una académica acusando a la embajada española de estar detrás de la suspensión de un acto sobre soberanismo catalán, Bosch ha exigido a la diplomacia española que "deje de interferir con la libertad académica".

De esta manera, el Govern ha empezado a concretar el reciente anuncio de aprobar en las próximas semanas un decreto para abrir delegaciones fuera de Europa. Exteriors quiere tener presencia en lugares donde nunca ha llegado, como Latinoamérica, ha dicho Bosch este domingo en la capital mexicana. Ante una treintena de asistentes, el conseller ha asegurado que esta decisión no se toma para "gastar dinero" tal como, dice, afirman "algunos" sino que se saldrá adelante con "voluntad de ahorro" y con el ánimo de defender los derechos de los catalanes en el extranjero.

En este punto, ha afirmado que pondrán el acento en el voto exterior en México donde, en las últimas elecciones de las 15.000 personas censadas sólo pudieron votar 250. Por eso, ha pedido a las autoridades españolas que "traten mucho mejor" esta cuestión. "El voto rogado es inaceptable, ¿desde cuando tienes que ir a suplicar el voto? Es un derecho fundamental que se tendría que garantizar", ha dicho.

Además de la defensa de este derecho, ha afirmado que la oficina trabajará para mejorar las relaciones con la cultura, los centros formativos, el deporte, el turismo, el comercio y la política mexicana. "Es una obligación del Govern de Catalunya estar presente en los cinco continentes", ha expresado Bosch.

La petición del Orfeó

En su segunda visita al Orfeó de Mèxic, Bosch se ha mostrado "emocionado" de volver a esta entidad fundada el año 1906 y palpar una historia "llena de dolor y de superaciones". "Hay un trozo de la historia de Catalunya aquí que se debe cultivar", ha dicho, y por eso, ha considerado, se tendrían que digitalizar todos los archivos. "Perderlo sería casi delictivo", ha añadido.

En el turno de preguntas los miembros de la entidad han puesto el grito en el cielo y han pedido ayuda para salvar una entidad que cada vez tiene menos socios y que vio como la aplicación del artículo 155 y la suspensión del Govern catalán se traducía en una reducción de subvenciones. Una de las propuestas que han surgido entre el público ha sido la de promover la relación entre el Orfeó y la Universitat Oberta de Catalunya, siguiendo al modelo de cooperación entre la Universidad Nacional de Educación a distancia (UNED) y el Ateneo Español en México.

El titular de Exteriores ha contestado las protestas recordando que "la Generalitat dejó de existir durante unos meses" en el 2018: "Es más fácil destruir que construir", ha afirmado. "Durante aquel tiempo las ayudas que se podían dar desde el gobierno el ministerio de turno no las firmó", ha explicado, pidiendo "comprensión" y recordando que el Departament que dirige "justo ahora" se ha recuperado de los estragos del 155.

Para hacer frente a las críticas de los presentes, ha pedido "excusas" y ha querido transmitir esperanza en estos "momentos difíciles" haciendo alusión a los discursos de los políticos independentistas encarcelados y procesados por el 1-O. "No nos podemos rendir, no tiraremos la toalla", ha prometido Boch. El presidente del Orfeó Català de Mèxic, Rafael Vidal, ha calificado la intervención del conseller de muy "dignificante" y ha asegurado a los asistentes que el procés catalán "no parará": "Lo volveremos a hacer", ha dicho citando al presidente de Òmnium Cultural encarcelado en Soto del Real, Jordi Cuixart.

Bosch pide al embajador español que respete la libertad académica

Una de las asistentes e hija de un expresidente del Orfeó, Anna Rivera, ha aprovechado su presencia a la conferencia para denunciar que un acto académico sobre el soberanismo catalán en el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) se tuvo que cancelar después de que el embajador español en el país presionara miembros del gobierno mexicano. Ante estos hechos, Bosch ha exigido a Juan López-Dóriga Pérez que se ocupe de "problemas importantes" que dependen de él como el voto exterior y que "deje de interferir con la libertad académica", ha remachado, en unas palabras que han recibido el aplauso del público presente.

El conseller de Acció Exterior se ha abstenido de criticar la actitud del gobierno mexicano que, según ha asegurado Rivera, frenó un acto por miedo al conflicto diplomático. Bosch sólo ha tenido buenas palabras para el Ejecutivo y ha recordado la exigencia de perdón por los abusos cometidos durante la conquista que el presidente Andrés Manuel López Obrador hizo llegar al rey Felipe VI vía carta. Según él, el Govern sí que reconoce el genocidio que se produjo durante la colonización. "Es una verdad histórica demostrada", ha dicho.

Además, ha hecho referencia a los 80 años del cumpleaños de la llegada de los primeros exiliados republicanos a México para asegurar que, con la apertura de la delegación, se continuará este camino "democrático", de con respecto a las "libertades" y "a la pluralidad lingüística y cultural" entre Catalunya y México.

En honor al Orfeó, una entidad que sigue ofreciendo clases de catalán y acogiendo un coro de cantantes, el acto se ha concluido con Els Segadors y vivas a Catalunya y a México.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat