La Generalitat prevé pedir prestados este año en el Fondo de Facilidad Financiera (FFF) un total de 8.071 millones de euros. Así lo ha asegurado a Efe el conseller de Economía y vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, que ha precisado que de esta cantidad un total de 7.703 millones corresponden a vencimientos, 125 millones a liquidaciones negativas y 243 millones se solicitan para cubrir el límite de déficit autorizado para 2019, que es del 0,1% del PIB catalán.

La Generalitat deseaba contar con un límite de déficit más flexible, un 0,3%, pero el veto del PP en esta vía de déficit ha dejado el límite autorizado en el 0,1% del PIB.

Al dejar el Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) y pasar a financiarse desde enero mediante el Fondo de Facilidad Financiera, el control estatal sobre las finanzas de la Generalitat será más laxo.

"Como se ha cumplido el objetivo de deuda y déficit, y con el periodo medio de pago a proveedores, las medidas de control mucho más estricto desaparecen", ha asegurado Aragonès, que ha añadido que la Generalitat ya no tendrá la obligación de presentar un plan de ajuste al Ministerio de Hacienda.

Aunque Aragonès ha precisado que el FFF también es un fondo que depende del Estado, "es el paso previo que han seguido las comunidades que ya han empezado a emitir (deuda) en los mercados", como Madrid o Andalucía.

"En realidad Andalucía se financia en parte mediante el Fondo de Facilidad Financiera y en parte con emisiones de deuda", ha apuntado al conseller de Economía.

"Es importante para la Generalitat ir siguiendo este camino, porque queremos volver a financiarnos en los mercados y no acudir a la administración del Estado", ha remarcado Aragonés, que ha opinado que el exministro Cristóbal Montoro usó el FLA en los últimos años "como un instrumento de recentralización política".

A la pregunta de si la Generalitat podría volver a financiarse en los mercados financieros en 2020, ha apuntado que será "lo más pronto posible y cuando se den las condiciones", y ha añadido que "hay interés" por la deuda de la Generalitat, aunque Catalunya tiene que volver a emitir cuando se den las "condiciones adecuadas", ha insistido.

Un 73,2% de la deuda de la Generalitat, cuyo pasivo suma 78.506 millones de euros, ya está en manos del Estado, según datos del Banco de España consultados por Efe.

En septiembre del 2018, los últimos datos disponibles, el Estado poseía un total de 57.513 millones de euros de deuda de la Generalitat.

A la pregunta de si este año debería empezar a negociarse con el Estado una reestructuración de la deuda de la Generalitat, Aragonès ha comentado que esta cuestión "no está sobre la mesa" del Ministerio de Hacienda.

"Esta negociación entendemos que tendría que venir precedida por el reconocimiento de un infrafinanciamiento existente que ha comportado que algunas comunidades sean las que hayan tenido que endeudarse más porque han incurrido en déficits mayores", ha apuntado Aragonés, para quien "la necesidad de acudir al FLA es una consecuencia del infrafinanciamiento".

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat