Aunque la familia pidió explícitamente a partidos e instituciones que no asistieran al funeral por Rita Barberá, representantes del PP tanto español como valenciano se han presentado allí. La presencia política, especialmente la de Rajoy, ha tensado el ambiente de la ceremonia, a causa de los reproches de personas próximas a Barberá contra el Partido Popular, a quien acusan de haberla abandonado.

Rajoy ha llegado al tanatorio acompañado de su mujer y de la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal. Allí ya estaba la presidenta del Congreso, Ana Pastor; y la exministra y diputada por Málaga del PP, Celia Villalobos. También han acudido más miembros de la cúpula del PP como el exministro José Manuel Soria o la exministra Ana Mato.

Ha hecho acto de presencia el expresident valenciano Francisco Camps y varios exconsejeros de su equipo autonómico, pero ha destacado la ausencia de los actuales dirigentes del PP valenciano. No han asistido ni la presidenta Isabel Bonig ni la coordinadora general Eva Ortiz.

"La habéis dejado caer"

Al llegar, Rajoy y Cospedal han recibido las críticas de un amigo íntimo de la exalcaldesa, Jacobo Ríos, que les ha reprochado haber dado la espalda a Barberá en sus últimos meses de vida. "Tanto que os ha dado y como la habéis dejado caer. Recaerá sobre tu conciencia", ha recriminado al presidente.

Ríos no ha sido el único en cargar contra los representantes populares en el entierro. El empresario Jesús Barrachina, también próximo a Barberá, ha declarado al llegar al tanatorio que "hay muchas maneras de matar a una persona y ésta ha sido una de ellas". Barrachina también ha lamentado la situación "insoportable" y la "persecución sin límites" que sufrió Barberá. "Ni la habían juzgado y ya la habían condenado hace tres años", ha denunciado, asegurando que eso "rompe los principios de la democracia".

En el mismo sentido se ha manifestado esta mañana el cuñado de Barberá, José María Corbín, que ha asegurado que la senadora "ha muerto de pena, y, en esta pena, la fundamental aportación la han tenido los suyos". La sobrina de Barberá, María José, conocida como Cote, ha lamentado: "Todos los que te han abandonado, te han roto el corazón... han acabado contigo". También ha afirmado que eso no tenía que haber sucedido, en referencia a la inesperada muerte. Esta opinión es compartida por muchos de los centenares de personas que desde ayer y durante esta mañana se han acercado al velatorio, para despedirse de la que fue alcaldesa de València durante 24 años.

Rajoy, el "amigo"

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, se ha mantenido impasible ante las críticas y ha afirmado que fue un "honor enorme" ser amigo de la "generosa, afable y luchadora" exalcaldesa de València y senadora Rita Barberá. "Y estoy hoy aquí como muchos otros militantes de mi partido", ha afirmado al acudir al tanatorio. "Estoy aquí como presidente del PP y como amigo que fui durante muchos años de Rita Barberá", ha explicado.

El presidente ha recordado que conocía a la ex-primer edil desde hace más de 30 años: "Hemos trabajado juntos en el partido y tuve el honor de verla en 1991 para negociar el momento de su llegada al Ayuntamiento de València". Al mismo tiempo, ha destacado que Barberá "ha sido una extraordinaria alcaldesa de esta ciudad". "Dio un cambio en la ciudad como no se había producido en ningún otro lugar de España", ha subrayado.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat