La presidenta del Parlament, Carme Forcadell, se ha mostrado dispuesta a "seguir trabajando" para defender la libertad del legislativo catalán "donde sea". Forcadell ha publicado un mensaje en Twitter minutos después de haber recibido la notificación donde se anunciaba que los tres jueces de la sala de lo civil y penal del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya, encabezados por José María Barientos, han decidido enviarla al banquillo de los acusados.

Sin embargo, la presidenta de la cámara insiste en que en el Parlament "se tiene que poder hablar de todo lo que afecta a los ciudadanos y ciudadanas". La Fiscalía Superior del Tribunal de Justicia en Catalunya acusa a Forcadell de los delitos de prevaricación y desobediencia al Tribunal Constitucional (TC) al permitir que la cámara catalana votara la hoja de ruta independentista.

El Ministerio Público dice que Forcadell actuó con "desprecio a la Constitución" y tacha de "incumplimiento frontal" la aprobación de la resolución del Parlament y hace responsable a Forcadell "con pleno conocimiento del contenido de las mencionadas resoluciones" porque toma "la decisión de llevar las conclusiones al pleno del Parlament".