El expresidente del BBVA Francisco González declara esta mañana como imputado por el escándalo de los trabajos de espionaje que supuestamente encargó la entidad al excomisario José Villarejo desde 2004 hasta 2017 y que motivó su salida definitiva del banco.

González ha acudido a la Audiencia Nacional acompañado de su abogado alrededor de las 9:40 horas, unos veinte minutos antes de su comparecencia como imputado por los delitos de cohecho y descubrimiento y revelación de secretos ante el juez del caso Villarejo Manuel García Castellón y los fiscales Anticorrupción. 

Por el momento, ha declinado hacer declaraciones a los medios que aguardaban su llegada a las puertas del tribunal y ha manifestado que "no es el momento de hablar".

Semana clave

Su comparecencia ante el juez se produce en una semana clave en la investigación de esta pieza del caso, declarada secreta, y en la que este miércoles debe declarar un representante legal del propio banco, imputado como persona jurídica en la causa.

El exbanquero tiene previsto no acogerse a su derecho a no declarar y se da por hecho que responderá a las preguntas del juez y el fiscal, además de a las de su abogado, Jesús Santos, exteniente fiscal de la Audiencia Nacional y defensor del PP en el caso Gürtel.

González siempre ha asegurado que se enteró de la relación del banco con el excomisario por la prensa y que en mayo de 2018, nada más tener conocimiento a través de un medio de comunicación de la contratación de la empresa de Villarejo, Cenyt, por parte del BBVA, impulsó una investigación interna para identificar cualquier actuación irregular. 

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat