En la sesión del juicio al procés del 27 de febrero en el Tribunal Supremo, Eulàlia Reguant y Antonio Baños se negaron a responder a las preguntas de VOX. Los dos representantes de la CUP estaban citados como testigos y la ley dice que están obligados a contestar a todas las partes, incluida por lo tanto la acusación popular que encarna el partido de extrema derecha. Este martes, el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya les ha notificado la sanción: 2.500€ a cada uno.

antonio baños eulalia reguant  maria sirvent   tsjc   sergi alcazar

A la salida del TSJC han explicado que estudiarán presentar un recurso para "decir a Marchena y al Supremo que no responder a la extrema derecha fascista, racista, machista y xenófoba es un ejercicio de objeción de conciencia". La concejala de la CUP, Eulàlia Reguant ha sentenciado que "nos ratificamos en aquella decisión, que fue colectiva" y que tomaron, dice, para combatir "la normalización de VOX" por parte de la justicia española, cosa que "hace que el Supremo vire todavía más a la derecha".

2.500€ e inhabilitación

El tribunal ha abierto una pieza separada para Baños y Reguant. Los cupaires tienen ahora cinco días para recurrir la decisión. En cualquier caso, si tienen que acabar pagando la multa, no será un problema, porque el mismo día que se conoció la posible sanción se abrió una caja de resistencia -al margen de la ANC y Òmnium- que recaudó 25.000€ en 24h.

Más allá de la multa económica, ambos se exponen a una inhabilitación por desobediencia. Ellos mismos aseguran que eso no les preocupa porque no tienen intención de seguir en cargos institucionales. Reguant termina su etapa como concejala y Baños hace tiempo que está retirado.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat