El Tribunal Constitucional ha anulado la sentencia del caso Blanquerna que condenaba a los asaltantes. El TC insta al Tribunal Supremo a que dicte una nueva sentencia contra los asaltantes del Centro Cultural Blanquerna durante la celebración de la Diada del 2013. La resolución se toma después de que el alto tribunal elevara las penas de prisión de los condenados al contemplar el agravante de motivos de discriminación ideológica.

En una resolución de hoy mismo, el pleno del Constitucional ha resuelto que hay que "restablecer sus derechos y, con esta finalidad, declarar la nulidad del acto de la sala de lo penal del Tribunal Supremo de 4 de mayo de 2017 y de las sentencias núm. 983-2016, de 11 enero 2017 ―aclaradas por acto de 7 de febrero de 2017―, pronunciadas en el recurso de casación núm. 722-2016 en los extremos y con el alcance subjetivo señalados en el apartado anterior".

La resolución del TC declara que "se han vulnerado los derechos a un proceso con todas las garantías y a la presunción de inocencia (art. 24.2 CE) de todos los demandantes en el extremo relativo a la
aplicación del agravante de haber cometido el delito por discriminación ideológica".

Los magistrados han aplicado en esta sentencia la doctrina del Tribunal Europeo de Derechos Humanos a raíz del conocido como caso Atutxa ―en relación al expresidente de Parlamento Vasco Juan María Atutxa―, que estableció que un tribunal de segunda instancia (en este caso el Supremo) no puede modificar la pena basándose en circunstancias subjetivas que conciernen a los interesados sin escucharlos.

La sala de lo penal del Tribunal Supremo consideró que la actuación de los acusados comportaba intolerancia hacia la ideología catalanista y elevó las condenas hasta los cuatro años de prisión.

El vínculo con el PP

Iñigo Pérez de Herrasti es uno de los acusados por el ataque al Centro Cultural Blanquerna el año 2013 y que no tendrá que entrar a la prisión por decisión del TC, como se ha conocido este miércoles. Por el nombre, posiblemente, no llame la atención, pero Pérez de Herrasti tiene un importante historial delictivo y vínculos familiares con el exministro de Educación y exportavoz del Gobierno Íñigo Méndez de Vigo, y con el exministro de Defensa Pedro Morenés Eulate.

El asaltante, de unos 60 años y dirigente de Alianza Nacional, es primo de Morenés por parte de madre. Por otra parte, también es cuñado de Méndez de Vigo, ya que su hermana, María Pérez de Herrasti, está casada con el ministro.

Entre el historial penal de Pérez de Herrasti consta una condena de 14 años de prisión el año 2000, al ser detenido ―junto con tres miembros de grupos neonazis― con explosivos y armas para atentar contra familiares de presos de ETA que viajaban a la capital española para visitar a los encarcelados.

Siete años más tarde, Pérez de Herrasti hizo una huelga de hambre, acompañado de Pedro Pablo Peña, miembro de Alianza Nacional, para protestar contra lo que veían como un trato de favor hacia los presos de ETA.

Además, el ultra es hijo de marqueses. Su padre, Ramón Pérez de Herrasti y Narváez, es el decimocuarto marqués de Albayda, y su madre, Begoña Urquijo y Álvarez de Eulate, es hija de los marqueses de Bolarque y forma parte de la familia de los marqueses de Urquijo.

La sala segunda del Tribunal Constitucional ha acordado este jueves suspender la ejecución de la pena de prisión que le impuso el Tribunal Supremo, junto con la de cuatro ultras más, que asaltaron violentamente el Centro Cultural Blanquerna el 11 de septiembre del 2013, mientras tenía lugar el acto institucional de la Diada de Catalunya en Madrid.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat