Aunque el lunes el Departament de Salut avanzó la voluntad de alargar 15 días más las restricciones impuestas en Catalunya para combatir la pandemia del coronavirus, el Govern todavía no da por descartada la posibilidad de que finalmente se empiecen a flexibilizar las medidas. "En estos momentos este tema no me consta que esté cerrado", ha asegurado la consellera de Presidència, Meritxell Budó, al ser preguntada sobre la posibilidad de relajar las restricciones en sectores como bares y restaurantes.

Durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Consell Executiu, Budó ha subrayado que el Govern se compromete a que "ni un día más de lo necesario se alargará esta situación" que mantiene cerrados sectores económicos como la restauración y los salones de belleza desde el 15 de octubre. No obstante, también ha insistido en que la flexibilización de las restricciones será lenta y "no será de un día para el otro el volver a recuperar toda la actividad".

Entre miércoles y viernes

La previsión es que entre el miércoles y el viernes, cuando se tiene que tomar la decisión, se aborde en el marco del Procicat la conveniencia de prorrogar o no las medidas vigentes.

El secretario de Salut, Marc Ramentol, aseguró el lunes en declaraciones a RAC1 que las medidas han impactado positivamente y que no se puede prescindir de ellas, por lo cual Salut propone prorrogarlas dos semanas más. En cambio, la consellera de Presidència, aunque ha insistido en que el Govern siempre toma las decisiones en función de aquello que recomiendan las autoridades sanitarias, ha asegurado que "si hay alguna posibilidad de empezar a flexibilizar alguna medida, se estudiará y se decidirá".

De momento, según Budó, Salut todavía tiene que acabar de valorar el efecto de las medidas que se adoptaron, vigentes hasta este viernes.

La consellera ha rechazado entrar en comparaciones sobre los resultados obtenidos con la comunidad autónoma de Madrid, que no ha adoptado restricciones tan contundentes como Catalunya y ha conseguido rebajar la incidencia de la pandemia, pero ha subrayado que el ejecutivo es consciente de los sacrificios que comporta para muchos sectores, por lo cual ha reiterado con insistencia la voluntad de estudiar "si hay posibilidad de empezar a flexibilizar alguna medida".

El sector de bares y restaurantes ha lanzado numerosas señales de alarma sobre el efecto devastador que estas medidas están provocando en muchos negocios. El viernes pasado trasladaron la preocupación a representantes del Govern en una reunión con la mediación del presidente de la Cambra de Comerç, Joan Canadell.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat