El conseller en el exilio y director Internacional de Cultura de la Generalitat, Lluís Puig, ha viajado este miércoles a territorio francés, según fuentes de su entorno, que aseguran que ha reivindicado en París la Diada de este año durante el acto en que ha participado de homenaje al compositor Narcís Bonet, muerto a principios de este año.

No es la primera vez que Puig cruza la frontera francesa desde Bélgica donde se encuentra exiliado. El año pasado viajó por sorpresa a la Catalunya Norte y participó en un acto en Perpinyà. El territorio francés, con tratados especiales de extradición con España, es un espacio especialmente sensible para los independentistas exiliados. De hecho, el pasado mes de julio, el president, Carles Puigdemont, no pudo cruzar la frontera para acudir a Estrasburgo al Parlamento Europeo, ante el riesgo de se detenido de manera inmediata.

El acto al cual ha acudido Puig se ha celebrado en el Schola Cantorum de París, que ha puesto el nombre del compositor a una de sus salas, y se ha centrado en un concierto del cuarteto Brossa.

En el acto han participado el delegado de Govern en París, Daniel Camós, la embajadora de Andorra en Francia, Eva Descàrrega, y el delegado de la Wallonie-Bruxelles en Francia, Maxime Woitrin, además de la viuda del compositor, Hélène Giraudier.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat