Gimenells i el Pla de la Font ha recibido con una cacerolada la visita del presidente del PP en Catalunya, Xavier García Albiol, este sábado. Albiol se ha hecho acompañar por la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, y de la 'número uno' al Parlament de la demarcación de Lleida, Marisa Xandri. Los tres han apoyado a Dante Pérez, el alcalde tránsfuga electo en la lista del PSC y que se pasó al PP el 8 de noviembre en protesta por la decisión de los socialistas de pactar con los duranistes de Unidos para Avanzar. A Pérez también lo ha recompensado con el 'número 2' de la candidatura popular por Lleida a las elecciones del 21-D.

Durante el recorrido por la localidad, los dirigentes populares también han sido abroncados por un buen grupo de ciudadanos, con gritos de "¡Ladrones! "¡Fuera!, "¡No queremos alcalde del PP!" y "¡Dante dimisión!"

García Albiol ha respondido a la bronca en su cuenta de Twitter:

PP: ni un concejal

El PP se ha apoderado de la alcaldía de Gimenells i el Pla de la Font aunque sólo obtuvo 44 votos en las elecciones municipales del 2015, que equivalen al 7,1% de los votos emitidos de estos dos núcleos, que suman 1.100 habitantes. De hecho, el PP no obtuvo ni uno de los nueve concejales del consistorio. El PSC, con Dante Pérez a la cabeza, obtuvo 309 votos, cinco concejalías. Convergència y Unió, con 247 votos, consiguió los restantes cuatro concejales.

Pérez anunció el pasado día 8 que rompía el carné del PSC para no compartir partido con los "nacionalistas de Unió", después de que Iceta incorporara a Ramon Espadaler y a otros miembros del partido duranista a las listas socialistas. Más tarde anunció que fichaba por el PP y que no pensaba abandonar la alcaldía.

Pérez, siempre conflictivo, está alineado con el sector de la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, en las primarias del PSOE. Díaz perdió en manos de Pedro Sánchez. El PSC no ha protestado mucho, aunque ha pedido la renuncia, dado que considera un fraude a los electores mantener la alcaldía una vez que ha dejar el partido por el cual fue votado.

En cambio, el PP ha aprovechado al tránsfuga y lo ha situado en el número 2 de sus listas por Lleida en el 21-D. Militantes y cargos del PP leridano han criticado esta decisión y se han quejado de que no se haya pedido la opinión de la militancia.

El PP tiene dos alcaldías más en Catalunya: Pontons (Alt Penedès), único municipio donde obtuvo mayoría absoluta, y Godall (Montsià), donde gobierna gracias a un pacto con el PSC. En este último caso, el grupo más votado fue Acord per Godall, que obtuvo tres concejales, pero el PSC, que también tenía tres, facilitó la presidencia del consistorio al único concejal del PP, que había obtenido 64 votos, un 14,5% del total. En cambio, los pactos postelectorales dejaron sin alcaldía el PP en Badalona y en Castelldefels, aunque en ambas localidades fue el partido más votado.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat