El retorno a la "nueva normalidad" será lento y gradual, para no deshacer el camino hecho. Pero Pedro Sánchez ya trabaja en un plan de transición. Está trabajando un equipo "multidisciplinar" y contempla medidas higiénicas, sanitarias y tecnológicas para una vuelta "escalonada". Esta se irá adaptando a la evolución de los contagios de coronavirus. Cada semana se irán revisando los "marcadores" de la pandemia. "Cada avance semanal que muestren los marcadores permitirá la apertura de nuevos espacios y el levantamiento de restricciones", ha señalado. Todo se hará con "prudencia".

En su intervención ante del Congreso para solicitar una segunda prórroga del estado de alarma, el presidente español ha avisado que "la reconstrucción completa es una fase futura que sólo podrá llegar cuando estemos fuera de todo peligro". En este sentido, ha indicado que "para llegar a esta tenemos que planificar en paralelo la segunda fase o de desescalada". Por eso un "equipo multidisciplinar" prepara un "plan para la reactivación progresiva económica y social".

El dirigente socialista ha detallado que "los científicos han establecido varios marcadores que fijarán el retorno a esta nueva normalidad". En esta línea, ha garantizado que los "pasos" que se adopten "cada semana" serán "escalonados y muy cautelosos". Ha reiterado que "la nueva normalidad sólo será plena cuando dispongamos de la vacuna".

Este plan en el que trabaja el Gobierno incluirá, en una primera fase, medidas de higinie individual y colectiva. A continuación contemplan acciones sanitarias de detección y acciones sobre personas infectadas. Finalmente, prevén medidas tecnológicas para controlar la expansión del virus. Ha explicado que "cada avance semanal que muestren los marcadores permitirá la apertura de nuevos espacios y el levantamiento de restricciones".

Sánchez ha vuelto a dar por hecho, como ya hizo el sábado, que en dos semanas tendrá que volver al Congreso para pedir una nueva prórroga del estado de alarma, más allá del 26 de abril. Eso sí, la idea es que se vaya relajando gradualmente el confinamiento si se mantiene la buena evolución de las cifras.

El retorno del lunes

Como ya adelantó el pasado sábado, el presidente español ha confirmado que el lunes los trabajadores no esenciales podrán volver a sus puestos de trabajo, al acabarse el permiso obligatorio retribuido. Sin embargo, ha subrayado que continuarán teniendo vetada su actividad los comercios no esenciales y empresas de atención al público, como desde el principio de la declaración del estado de alarma. El presidente español ha reiterado que "el estado de alarma está funcionado", y que ha hecho que "el incendio de la pandemia comience a estar bajo control". Es por ello que, una vez más, ha reclamado "no bajar la guardia" en este momento.

En respuesta a las peticiones de Rufián de mantener el confinamiento total, Sánchez ha respondido asegurando que incluso los expertos tienen una discusión sobre esto. En respuesta, ha garantizado que se generalizarán los tests rápidos y ha subrayado que las medidas ya adoptadas el 14 de marzo son "muy duras".

Mensaje a Europa

El presidente español también ha querido dirigirse a las instituciones europeas. "Es ahora cuando Europa debe ser más Europa que nunca", ha defendido el dirigente socialista, en la víspera de una nueva reunión comunitaria. "Es ahora cuando tenemos que hacerlo unidos. Porque, de lo contrario, la Unión Europea se habrá olvidado de los europeos. Y con ello, lógicamente, de los españoles", ha advertido a Bruselas.

Mayoría menos holgada

Este jueves, para la segunda prórroga del estado de alarma, el Gobierno la podrá sacar adelante, pero con bastante menos consenso que la primera prórroga. Si bien el PP ha mantenido su voto a favor, a pesar de las discrepancias, la extrema derecha de Vox se ha pasado al no. También lo ha hecho la CUP, que en la anterior ocasión se abstuvo. Por su parte, Esquerra Republicana, Junts per Catalunya y EH Bildu mantendrán hoy su abstención.

Hemiciclo vacío

El Partido Popular había amenazado con romper el confinamiento, asistiendo al pleno con medio grupo: 45 de sus 89 diputados. Finalmente, no ha sido así, y han seguido limitando su presencia a un máximo del 10%. En total, para este pleno, hasta 307 diputados han pedido el voto telemático, una cifra idéntica a la del pleno celebrado ahora hace dos semanas. Entre ellos, 77 de los 89 parlamentarios del PP.

 

Sigue aquí la última hora sobre el coronavirus Covid-19 en Catalunya, España y el mundo

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat