Los ciudadanos del Segrià tienen que seguir las recomendaciones de sus autoridades sanitarias", es decir, de la Generalitat. Este es el mensaje que ha querido trasladar al ministro de Sanidad, Salvador Illa, después de que una jueza haya tumbado el confinamiento domiciliario ordenado por el Govern. El responsable estatal ha admitido que hay que tomar medidas adicionales, y que el revés judicial no ayuda. No obstante, ha señalado que está en contacto permanente con Salut y que le consta que "están trabajando para buscar una salida a esta situación". En todo momento, Illa ha tratado de evitar el choque institucional, sobre todo porque las medidas adoptadas en Lleida habían sido consensuadas entre Estado y Generalitat.

Desde el Ministerio de Sanidad han rechazado intervenir directamente, descartando una declaración parcial del estado de alarma. "Con el marco competencial de la Generalitat, se dispone de instrumentos para controlar de forma adecuada el brote del Segrià", ha defendido Salvador Illa, que se ha mostrado "confiado que así se hará". El ministro ha dejado claro que colaborarán "en todo lo que se nos pida", y que la comunicación "técnica y política" está siendo constante a lo largo de las últimas horas.

"Tenemos experiencias de decisiones de comunidades autónomas, no sólo la catalana, con resoluciones judiciales que han autorizado el confinamiento domiciliario más quirúrgico," ha asegurado el ministro de Sanidad. "Hay instrumentos a disposición de las comunidades autónomas con las medidas pertinentes para controlar el brote del Segrià", ha insistido en este sentido.

El dirigente catalán ha reiterado que, ya dejado atrás el estado de alarma y en un escenario de "control" de la pandemia, "el papel preponderante es de las comunidades autónomas en el ámbito de sus competencias". Illa ha subrayado que, hasta ahora, las autonomías han estado "actuando correctamente" para detectar precozmente y poner bajo control los brotes, en la mayoría de casos con autorización judicial.

El confinamiento, el "más eficaz"

El doctor Fernando Simón ha sido más sincero, que no acaba de entender la decisión judicial bajo criterios médicos. Ha admitido que la medida del confinamiento domiciliario es "la más eficaz" a la hora de reducir riesgos. "Sería ideal poder hacerlo rápidamente, pero si no se puede aplicar, se pueden plantear otras acciones que tenga impacto suficiente para controlarla", ha asegurado el director del Centro de Alertas Sanitarias. Ha puesto como ejemplo los horarios de los lugares públicos, el tamaño de las reuniones sociales o la las condiciones de apertura de los negocios o locales. "Hay muchas medidas que se pueden aplicar", ha dicho. Sin embargo, ha insistido, el confinamiento es "la medida más contundente, eficaz y rápida".

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat