El cónsul español en Munich, Francisco Pascual de la Parte, que este martes intentó reventar un acto del vicepresidente del Parlament, Josep Costa, en Alemania, ha resultado ser un gran aficionado de las sevillanas y el folclore español.

Pascual de la Parte, antes de ser cónsul en Munich, fue el embajador de España en Kazajistán, donde decidió instalar un tablao flamenco en su residencia oficial. Lo explica el periodista Francisco López-Seivane que, el año 2008, lo visitó al país de Asia Central.

El entonces embajador invitó al periodista a cenar a su casa y le explicó que tenía un tablao flamenco en la última planta de la residencia donde, "cada dos por tres preparo tortillas de patata, jamón y Rioja y organizo unas veladas épicas".

Pascual de la Parte montaba estas fiestas folclóricas en Kazajistán y aseguraba que "había puñetazos para conseguir invitaciones". Es más, el actual cónsul de Munich invitó al periodista a su casa para "españolear" con su familia.

Ahora su cargo diplomático le obliga a residir en Alemania, donde ayer comparó el independentismo con el nazismo delante de Josep Costa.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat