La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha avalado el estado de alarma decretada el sábado por el Gobierno, y ha pedido a los barceloneses que no salgan de casa si no es esencial. Por eso, ha anunciado el cierre de todos los parques y jardines de la ciudad para frenar el brote de coronavirus.

En una rueda de prensa telemática que ha ofrecido desde su casa este domingo la mañana, la alcaldesa ha dicho que "es necesario un marco de coordinación, es momento de hacer el máximo esfuerzo y tomar todos al mismo tiempo las mismas medidas para poder contener el contagio". La alcaldesa ha asegurado saber que "esta situación genera angustia y miedo" pero ha insistido en que "en Barcelona nadie quedará solo"

Colau también ha explicado que ya ha firmado su propio decreto de alarma, dónde fija que el 44% de la plantilla municipal irá a trabajar porque se ocupan de trabajos esenciales.

También ha pedido a Gobierno adoptar medidas ambiciosas para atender las necesidades de las familias, los trabajadores, los autónomos y las pequeñas y medianas empresas, para que se forme un "escudo social" que evite situaciones de crisis como las que se dieron en el 2008.

Seis positivos

Hay seis positivos entre trabajadores municipales. El decreto prevé desdoblar equipos y mandos porque ningún servicio quedará en precariedad por una baja médica o un confinamiento. El Ayuntamiento también garantizará los servicios básicos, los alimentarios, infraestructuras básicas, combustibles y distribución farmacéutica.

Además, se refuerzan ciertos servicios, como los de limpieza, seguridad y especialmente los de servicios sociales. Colau ha explicado, además, que se dará una tarjeta monedero por aquellas familias que tienen una beca comedor por alguno de sus hijos. Son 33.000 niños en la ciudad.

Entre otros, los equipamientos para las personas sin techo y los comedores sociales quedan abiertos, se mantiene el servicio para las víctimas de violencia machista y el de asistencia domiciliaria. Se reforzarán las comidas a domicilio para las personas vulnerables, el Centro de Emergencias Sociales y la teleasistencia, que atiende a unas 100.000 personas.

Un centro abierto para que puedan dormir las personas sin techo se ha tenido que cerrar quince días antes del previsto porque se han detectado dos positivos. La previsión es abrir otro en 48 horas. Habrá nueve centros de servicios sociales abierto, cómo se hace habitualmente en agosto.

Hay más de 400 equipamientos abiertos, pero el teniente de alcaldía de Seguridad, Albert Batlle, ha explicado que quedan a disposición del Ayuntamiento por si hubiera que abrirlos para atender el coronavirus.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat