El catedrático de derecho procesal de la Universidad de Barcelona Jordi Nieva ha explicado el posible procedimiento a que se enfrentará ahora el presidente Carles Puigdemont, después de ser detenido por la policía alemana. En declaraciones en TV3, Nieva ha afirmado que la extradición podría tardar entre 4 y 7 meses.

Según el catedrático, Puigdemont puede decidir si consiente o no su entrega en España. Si él no lo hace, se abrirá un pequeño procedimiento en que el juez alemán decidiría si entregarlo a Llarena o, en caso que no vea ningún delito, ponerlo en libertad. En cambio, si el juez dice que la entrega, tal como es previsible, los abogados pueden presentar un recurso a las instancias alemanas y se abrirá entonces un procedimiento de entre 4 a 7 meses.

Si finalmente lo extraditan, Alemania será quien determinará los supuestos por los cuales tendrá que ser juzgado. La justicia alemana hará la revisión de todos los delitos. Entonces si el juez cree que no se lo tiene que juzgar por rebelión pero sí por malversación, por ejemplo, se lo entregará por este otro delito.

La extradición es más probable que si se hubiera hecho desde Bélgica

Jordi Nieva ha alertado de que tanto el Código Penal como la mentalidad de los juristas alemanes es muy diferente de la de los flamencos. Las leyes de Alemania sí que recogen un delito parecido al de rebelión, aunque en estos caso requiere violencia o amenaza de violencia, pero las leyes belgas no contemplan este delito.

Las posibles medidas cautelares

Según Jordi Nieva, como se trata de una persona que "ha eludido la justicia, ya que ha entrado desde Finlandia a Dinamarca y Alemania", sería más cuestionable el riesgo de fuga. Por este motivo, sería previsible que se lo privara de libertad o que se le aplicara alguna medida cautelar que controle sus movimientos.

 

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat