Los presidentes de todas las regiones francesas han enviado una carta al presidente de la República, Emmanuel Macron, para hacer presión a favor de la inmersión, después de las multitudinarias manifestaciones que se celebraron el fin de semana pasado en Perpinyà y en otras localidades de zonas con lengua propia diferente al francés.

En la misiva, los presidentes reclaman que el Estado "asegure definitivamente la enseñanza en inmersión de las lenguas regionales", lo que es una demanda creciente. "En pocas semanas, con respecto a la protección y promoción de las lenguas regionales, hemos pasado de la satisfacción de la incomprensión", señalan, aludiendo a que la Asamblea francesa aprobó la ley por amplia mayoría pero después el ministerio de Educación impulsó que un grupo de diputados de Macron la llevaran al Constitucional. El alto tribunal francés tumbó la inmersión y se mantuvo en el dogma jacobino de que la lengua de la República es el francés.

Para los presidentes de las regiones, la decisión del Constitucional es un "revés incomprensible". "Queremos encontrar con vosotros los medios para asegurar definitivamente la enseñanza en inmersión de las lenguas regionales, sea en escuelas públicas o en asociaciones, así como los medios para autorizar la presencia de diacríticos en el estado civil", señalan. "A partir del próximo curso escolar lo debemos a familias, niños y asociaciones", ha añadido, según informa Ouest France.

La carta argumenta que el multilingüismo favorece el conocimiento de idiomas, a causa de la flexibilidad que se adquiere, y por eso creen que también saldrá beneficiado de ello el francés.

Entre los firmantes de la misiva está la presidenta de Occitania, Carole Delga, donde está incluida la Catalunya Nord desde la reforma que impulsó Manuel Valls cuando era primer ministro. Los otros firmantes son Renaud Muselier (Región Sur, antiguo PACA); François Bonneau (Centro Valle del Loire); Valérie Pécresse (Isla de Francia); Marie-Guite Dufay (Borgoña-Franco Condado); Hervé Morin (Normandía); Alain Rousset (Nueva Aquitania); Jean Rottner (Gran Oriente); Loïg Chesnais-Girard (Bretaña); Laurent Wauquiez (Alvèrnia-Roine-Alps); Gilles Simeoni (Córcega); Xavier Bertrand (Altos de Francia); Christelle Morancais (País del Loire).

La convocatoria de la manifestación de Perpinyà para defender el derecho a la enseñanza en catalán en Francia fue todo un éxito. Cerca de 3.000 personas se concentraron en la plaza Catalunya de la ciudad con pancartas a favor de la inmersión lingüística.

Los asistentes reclamaban que se mantenga el texto legislativo que aprobó la Asamblea de Francia y reivindicaban estas lenguas como un "patrimonio" del estado. A la marcha, asistieron directores de escuelas públicas que enseñan en catalán y también de La Bressola, además de alcaldes y muchas familias que cargaron contra la gestión de Emmanuel Macron, a quien consideran "cómplice", ya que la mayoría de diputados que pidieron la revisión del texto son de su partido.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat