Uno de los detenidos por el rodeo del Parlament el pasado 30 de enero, Arnau Móra, ha difundido este martes una carta donde explica cómo ha sido su detención y su paso por la comisaría de Mossos donde ha declarado. El joven, acusado de los delitos de desórdenes públicos y atentado a la autoridad, es hijo de Carles Móra, exalcalde de Arenys de Munt y organizador de la primera consulta por la independencia.

A continuación, reproducimos íntegra su carta:

Son las 7 menos cuarto y suena el despertador. Ya hace más de dos horas que mi padre ha ido a buscar el pan. Me despierto valiente, como siempre, para afrontar el día con mucho de entusiasmo. Son aproximadamente las 7 y media y me encuentro en la estación, esperando el tren para ir al cole.

De repente, miro el móvil y veo que mi padre me llama. Descuelgo y, desde el principio, su tono no es el de siempre. Le noto preocupado. Mientras tanto, me dice que hay dos agentes de los mossos en casa y que ahora te vendrán a buscar y, sobre todo, no te muevas. Antes de colgar, mi padre me dice "adelante, Arnau; mucha fuerza y está tranquilo".

Me presento: Me llamo Arnau y tengo 21 años. Soy hijo del exalcalde perseguido por la justicia por querer hacer la primera consulta por la independencia. Soy bisnieto de Eloi, un joven republicano que estuvo encerrado a la Modelo por el solo hecho de pensar libremente y diferente. Soy nieto de Maria, una señora fuerte y valiente, que desde el día en que nació, 18 de julio de 1936, hasta hoy, no ha mostrado tener miedo y estoy seguro de que no la manifestó nunca, nunca.

En definitiva, no quiero que el miedo forme parte de mis genes. Todas estas cosas me vienen a la cabeza una vez cuelgo en el teléfono. Son las 8 menos cuarto y llegan dos agentes de los mossos. Subo al coche. Son las ocho aproximadamente y ya estoy en comisaría, detenido y esposado. Me leen mis derechos y me registran.

Son las ocho y veinte y entro en el calabozo. Miro a mi alrededor y veo paredes altas y frías, con olor a humedad y a injusticia. Me siento solo y empiezo a pensar, hoy más que nunca en Oriol Junqueras, Jordi Cuixart, Jordi Sánchez, Carme Forcadell, Joaquim Forn, Jordi Turull, Josep Rull, Raül Romeva, Dolors Bassa, los alcaldes imputados, los músicos encarcelados, en las personas como yo...y pienso que la justicia es arbitraria en este país.

Son las ocho y cuarto aproximadamente, y me llaman para cogerme las huellas digitales y hacerme fotos. En este momento, sólo puedo pensar que esto es una película y que yo soy el protagonista. Después, vuelvo a la celda y allí me esperan unos minutos muy largos, antes no llega el abogado.

Son las nueve menos cuarto y me desplazan a una habitación muy sencilla; tres sillas y un ordenador. Aquí, con mi abogado, muy simpático por cierto, saco la primera sonrisa del día. Noto calor y esperanza; ya no estoy solo. Las nueve y cuarto y decido no declarar y hacerlo ante un juez. Me hacen cuatro preguntas más y... listo.

Salgo de la habitación y firmo unos documentos y me devuelven mis pertenencias. Al acabar, salgo con mi abogado y el agente de esta comisaría, he vivido enrejado también emocionalmente, y nos dirigimos hacia recepción donde me esperan mis padres, mi pareja y mis suegros. Nos damos un abrazo muy fuerte, sincero y largo. Son las diez menos cuarto aproximadamente y salgo de comisaría. Fuera están los medios de comunicación, pero nuestro objetivo es sencillo: ir a casa.

Subo al coche y abrazo a mi padre y pienso otra vez en todos los momentos difíciles que tuvo él no hace mucho años y en que, sobre todo, nunca tuvo miedo.

Ahora me digo a mí mismo y a todos vosotros: ¡NO TENEMOS QUE TENER MIEDO!

Arnau Móra

Arenys de Munt, 10 de Abril de 2018

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat