Las negociaciones entre el Partido Demòcrata y la Crida ya han empezado, tal como ha podido saber la ACN. Los presidentes del PDeCAT y la Crida, David Bonvehí y Jordi Sànchez, lideran las conversaciones en la prisión de Lledoners. Todavía no se ha cerrado ningún acuerdo, de manera que continúa la incertidumbre sobre cómo se presentará el espacio postconvergente a las próximas elecciones en el Parlament. El PDeCAT acordó en diciembre "transitar" hacia JxCat con una estructura "única", una fórmula que podría pasar por una coalición del partido de Bonvehí con la Crida, bajo la marca de JxCat -que es propiedad del PDeCAT.

Sin embargo, voces de la formación de Sànchez reticentes a presentarse con el PDeCAT sopesan la opción de concurrir en solitario. La Crida celebrará una asamblea general en marzo donde podría debatir una "propuesta de actuación política" que impulsa a su presidente. A las conversaciones no ha asistido, de momento, ningún representante formal de Junts per Catalunya. Aunque Sànchez fue diputado en el Parlament y en el Congreso, en estas reuniones es la máxima autoridad de la Crida, según las fuentes consultadas. Los encuentros que encabezan Bonvehí y Sànchez han llegado semanas después de que el Consejo Nacional del PDeCAT del 14 de diciembre aprobara —con el 85% de los votos— "transitar" hacia JxCat.

Por su parte, la Crida prepara una "propuesta de actuación política", que podría debatir en la asamblea general que prevé celebrar en marzo. El gobierno de la formación —la ejecutiva— anunció el martes que después de la "precipitación de los acontecimientos políticos recientes", la Crida pondrá en consideración de sus asociados un planteamiento nuevo.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat