El cofundador de Ciudadanos y dramaturgo, Albert Boadella, ha considerado que "lo que han hecho" los dirigentes políticos catalanes es "para un juicio de Núremberg", en alusión a los procesos celebrados contra responsables nazis tas la Segunda Guerra Mundial, y que ahora "no saben cómo salir de un mal paso", ni cómo apagar esta fogata, que "les gustaría controlar".

En declaraciones a EFE, ha reconocido que en Catalunya hay "un sentimiento muy generalizado anti-español" y que una buena parte, especialmente las jóvenes generaciones, considera que "España es el enemigo común, a batir".

Después de apreciar que es "muy complicado" restituir "la trama de afectos imprescindible para dirigir una nación en común", ha insistido en que es "gravísimo" lo que "han promovido" los dirigentes catalanes a través de su política, los medios y la educación.

Delirios secesionistas

Según su opinión, desde el expresident de la Generalitat Jordi Pujol y sus sucesores han estado implicados en "aquel mundo de los delirios secesionistas", incluida "esta especie de mirada a otra parte por parte del PSC, que era el partido capaz de mantener un frente, una barrera", a aquel mundo secesionista. Para Boadella, como el PSC no cumplió con su tarea, surgió Ciutadans.

En cuanto a la situación actual, estima que aquellos dirigentes "ven que se van acercando al abismo" y lo que desconoce es "si las masas les empujarán a ello" o si ellos harán como los del Reino Unido y desaparecerán por la tangente, cosa que ha considerado "una posibilidad".

Boadella cree que el Gobierno de España tiene pocas opciones para reconducir la situación en Catalunya, "delante de una región que lo tiene todo, que le falta simplemente el Ejército y la Hacienda pública". "No hay nada que discutir ya", ha continuado el dramaturgo, quien se ha preguntado que si lo que quieren es más dinero y que haya "una desigualdad en el conjunto de la nación", la respuesta tiene que ser "no y no, porque eso es una nación de libres e iguales".

Ha precisado que el Gobierno de España lo único que puede hacer es intentar aplicar la ley y contrarrestar esta "serie de mentiras que se explican aquí". Según su opinión, "no hay cabida" para el diálogo, que "siempre será una especie de engaño" porque "ellos seguirán con el trece son trece", ya que "el nacionalismo es siempre lo mismo hasta conseguir la secesión". Para Boadella, no hay nacionalismo bueno o malo, porque todo es "nefasto", si bien ha reconocido que "los países lo utilizan en ciertos momentos para levantar los ánimos y las feromonas".

Messi: "pobre chico"

Con respecto a la condena a 21 meses del jugador del Barça Leo Messi, ha comentado que "pobre chico" y ha bromeado sobre que "cuando se está tan subido y se siente la gloria de esta forma, ¿qué importan los impuestos?". Sobre el papel del Barça en el movimiento independentista, Boadella ha reconocido que ha tenido una influencia importante, porque ha coincidido además con un momento de grandes triunfos del club.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat