La líder de Cs, Inés Arrimadas, ha cargado contra el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, por ir el viernes a Waterloo a "rendir homenaje" a Carles Puigdemont. "Empezamos la legislatura como llevamos ya tantos años, rendido delante de un fugado de la justicia", se ha quejado.

Además, Arrimadas ha asegurado este sábado que los "indultos" son una "bofetada" del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a los constitucionalistas catalanes que "sufren cada día los ataques del separatismo y de un gobierno que lleva tantos años abandonando a los catalanes". "Sánchez nos vuelve a humillar", ha lamentado Arrimadas, que ha indicado que los indultos son un "insulto al constitucionalismo". "Es olvidarnos, es decir que no existimos", ha insistido la líder de Cs, que ha subrayado que Sánchez no defendió los indultos en campaña electoral pero ahora dice que sí porque los necesita para mantenerse en el poder".

Captura

Después de tildar de "acto de propaganda" el acto del presidente español en el Liceu el lunes, Arrimadas ha criticado que "se premie a quien hace mal las cosas". "No se tiene que confundir que no estén declarando la independencia cada 15 minutos con que estén violando todos los días los derechos de millones de personas", ha dicho en declaraciones a los medios desde Figueres.

Sánchez no defendió los indultos en campaña electoral

A su parecer, si Sánchez pensara que los indultos son la solución ya los hubiera defendido en campaña electoral. Al preguntarle por la posición de los empresarios, ha constatado que "los que miraban hacia otra lado o apaludían durante el procés, ahora aplauden Sánchez". Según ella, eso "no refleja el sentido mayoritario de la sociedad catalana".

Quien también se ha manifestado en contra de los indultos es el presidente del PP, Pablo Casado, que ha tildado de "cómplices" los partidos y actores de la sociedad civil que avalan los indultos. Según Casado, cuando el presidente español apruebe los indultos solo habrá un responsable, que es él mismo, pero también habrá "muchos cómplices, que son aquellos que desde los partidos están aplaudiendo esta medida y aquellos que desde la sociedad civil intentan decir que la medida va dirigida al reencuentro, la concordia y la convivencia".

Después de asistir a la toma de posesión de Isabel Díaz Ayuso como presidenta de la Comunidad de Madrid, Casado ha asegurado que "quien piense que la ley es castigo, que el Supremo es venganza y que la Constitución es revancha es que no cree en el sistema democrático" español.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat