La Audiencia de Barcelona ha ordenado al juzgado de instrucción que archive las denuncias contra 'El Jueves' por un presunto delito de injurias al Cuerpo Nacional de Policía, según ha avanzado Catalunya Ràdio y ha confirmado la ACN. Las denuncias se interpusieron después de que el 5 de octubre del 2017 el rotativo publicara varios artículos satíricos en torno a la actuación del cuerpo de seguridad estatal en el marco del referéndum del 1-O.

El denunciante consideraba que estos artículos, donde, por ejemplo, se indicaba que los agentes consumían cocaína, integraban delitos de injurias y de odio, pero las tres magistradas del tribunal provincial subrayan el carácter humorístico de la publicación y enmarcan los artículos en el ámbito del ejercicio de la libertad de expresión. La fiscalía también pedía el archivamiento.

El director d''El Jueves', Guille Martínez-Vela, ha dicho en declaraciones a la ACN que era previsible este desenlace, pero que sin embargo los denunciantes han sacado adelante el procedimiento penal por el efecto "intimidatorio" que puede crear, por ejemplo, entre los usuarios de las redes sociales a la hora de criticar actuaciones policiales u otros estamentos públicos.

"Nosotros somos profesionales, y un poco estas situaciones van con el sueldo, pero si eres un particular pueden suponer un mal trago", ha explicado el director de la revista. Por eso ha querido subrayado que, finalmente, la libertad de expresión es un derecho fundamental que, como se ha demostrado en este caso, está bien protegido.

En la sentencia las magistradas recuerdan que, según el Consejo de Europa, el delito de odio se relaciona con aquellas formas de expresión que "propaguen, inciten, promuevan o justifiquen el odio racial, la xenofobia, el antisemitismo y cualquier otra forma de odio fundada en la intolerancia, incluida la intolerancia que se exprese en forma de nacionalismo agresivo y etnocentrismo, la discriminación y hostilidad contra las minorías, los inmigrantes y las personas nacidas de la inmigración".

Así pues, subrayan, el sujeto pasivo protegido es la persona integrante de un grupo "de minorías", al cual "no pertenecen las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado".