El Colegio de Abogados de Madrid (ICAM), no dará amparo al abogado de Carles Puigdemont, Gonzolo Boye, que este lunes ha anunciado que lo había pedido alegando que había recibido "amenazas, injurias y calumnias" en la práctica de derecho de defensa. Boye también defiende que pide el amparo para garantizar "la libertad e independencia" de la abogacía del Estado.

Por su parte, el decano del ICAM ha emitido un comunicado en relación al proceso civil contra Pablo Llarena en Bélgica, que empieza este martes, donde defiende "la integridad de los jueces españoles y la independencia del poder judicial". Además, en el mismo comunicado, el decano ofrece su "solidaridad" con Llarena por "haber sido objeto de ataques intolerables" contra la actuación de un juez.

En relación a Llarena, el comunicado del ICAM, también asegura que el juez es un magistrado "inamovible, responsable e independiente".

Ante este comunicado, Boye ha entendido que el Colegio de Abogados de Madrid no le dará amparo, ya que prefiere defender Llarena, y ha contestado al decano, José María Alonso, y le ha dado las gracias, de forma irónica.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat