Una treintena de consells locals por la República, vinculados en el Consell per la República con sede en Waterloo, se han reunido hoy con grupos municipales independentistas y les han pedido que impulsen una moción que declare a Felipe VI persona non grata. También piden que el municipio se declare antimonárquico, "y en consecuencia ciudad plenamente democrática y republicana".

Los consells locals han planteado esta propuesta coincidiendo con los 45 años de la muerte del dictador Franco, porque creen que la monarquía es su herencia.

En la explicación del manifiesto, los consells locals por la República afirman que la institución que actualmente da forma al Estado español "es, en esencia, una institución antidemocrática basada en derechos hereditarios de sangre y privilegios de raíz aristocrática". "Si profundizamos en el caso español, nos encontramos con una monarquía que, además de legitimarse en derechos propios de la Edad Media, es también directamente heredera del régimen franquista; el mismo dictador, poco antes de su muerte, elegía a dedo a su sucesor, el rey Juan Carlos I de Borbón", añaden.

También aseguran que la relación de la dinastía borbónica con los Països Catalans ha sido una relación marcada por la cultura política de la imposición: "Desde Felipe V, primer Borbón jefe del Estado español que sometió a los catalanes y a las catalanas a golpe de autoritarismo político y militar –cómo así demuestra el Decreto de Nueva Planta, que abolía las instituciones catalanas; el asedio de Barcelona o la quema de Xàtiva- hasta el último y actual jefe de estado, Felipe VI, símbolo de la unidad de España, y que tres siglos después del final de la Guerra de Sucesión sigue negando el derecho de autodeterminación de la nación catalana. En el actual proceso de ruptura democrática puesto en marcha por el pueblo catalán hacia el Estado español, pensamos que es conveniente señalar y denunciar cuál ha sido el papel de la dinastía borbónica y la corona española a lo largo de la historia, lo que representa y lo que simboliza", indican.

 

En algunas localidades, como Amer (la Selva) el consell local ha sido recibido en el Ayuntamiento por la alcadesa, Maria Rosa Vila (Junts). Es el pueblo del presidente Carles Puigdemont.

Igualmente se han realizado actos similares en Besalú (Garrotxa), Almoster (Baix Camp), Vilassar de Salt (Maresme) y Artés (Bages), entre otras localidades.

Los consells locals de la ciudad de Barcelona han celebrado una acción conjunta en la plaza Sant Miquel, detrás del edificio principal del Ayuntamiento, y han entregado la declaración a ERC y Junts para que la defiendan en el plenario.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat