València despide este martes sus Fallas con la Cremà de los casi 770 monumentos que llenan la ciudad de arte, ironía e ingenio y en los que se han invertido 7,67 millones de euros y pone fin así a cinco días frenéticos con una alta ocupación hotelera y un clima estable, soleado al inicio y más fresco al final.

El espectáculo pirotécnico nocturno de la Nit del Foc, a cargo de la empresa Ricasa ha iluminado de colores el cielo de València esta madrugada para anunciar la llegada del día de San José, el último de las Fallas, en las que los valencianos se citan con el fuego purificador que anuncia la llegada de la primavera.

La misma pirotecnia será la encargada del disparo de la mascletà que cierra el ciclo fallero de 2019, en la que 300 kilos de material pirotécnico se quemarán en un inicio digitalizado con efectos por toda la plaza, un cuerpo tradicional, un terremoto y un final aéreo de 30 segundos con mil volcanes y truenos.

A las 22.00 horas comenzará la Cremá de todas las fallas infantiles y media hora después lo hará la del monumento de esta categoría ganador del primer premio de la sección Especial, la composición "Si fallas" del artista Iván Tortajada para la comisión Maestro Gozalbo-Conde de Altea.

Una hora después, el foco mediático se irá a la plaza del Ayuntamiento donde la Fallera Mayor Infantil, Sara Larrázabal, y su corte de honor despedirán la falla infantil municipal fuera de concurso, "Paradeta de flors número 14" del dueto de artistas Cap de Suro, en homenaje a las floristas.

A medianoche es el turno de las fallas grandes y a las 00.30 horas la ganadora de la sección Especial, el monumento titulado "Juga, juga... i voràs", del artista Carlos Carsí para la comisión de L'Antiga de Campanar, y que ha costado 170.000 euros.

Será a la una de la madrugada cuando el foco mediático regrese a la plaza del Ayuntamiento para ver quemar la obra "Proceso Creativo" que, con un presupuesto de 205.000 euros, ha diseñado el dúo de artistas urbanos PichiAvo y realizado los artistas falleros José Latorre y Gabriel Sanz.

Patrimonio Immaterial de la Humanidad

Las Fallas de 2019, las terceras como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, han mantenido las medidas de seguridad por el nivel 4 de alerta antiterrorista y han intensificado la lucha contra el hurto y las agresiones sexuales y han aumentado las críticas por el aumento de la suciedad por las calles tras las noches de verbena.

A falta de datos finales, la ocupación se ha situado el fin de semana en el 85 % y en lo meteorológico, ha sido una de las más soleadas y estables de los últimos años, sin atisbo de lluvia y viento, y con temperaturas primaverales al inicio, rozando los 30 grados para caer bruscamente a 17 en la recta final de la fiesta.

La polémica entre el concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset, y las fallas de la Sección de Especial, por criticarles que todos los jurados fueran hombres también ha marcado unas Fallas, en las que la explosión entre el público de un petardo en una mascletà de barrio dejó siete heridos aunque ninguno grave.

19 de marzo de 1751 Primera 'cremà' de fallas documentada Marc Pons