Ahora dicen que nos darán unos dineros de una renta mínima para que no nos muramos de hambre. Una renta para los que trabajando no podemos pagar lo que necesitamos para vivir. Y está bien, muy bien. O mejor dicho, estaría muy bien si no fuera que el Estado español no tiene ni un duro y que esta crisis del virus le empobrecerá, en eso sí, como después de una larga guerra. España prefiere, como en los tiempos de M. Rajoy, hundirse en el averno y así no tener que ceder soberanía; el gobierno más de izquierdas de la historia, el de Farsánchez, rodeado de militares y guardias civiles, arruinará aún más a Catalunya porque es la gran solución que han encontrado. Para que la independencia no nos salga a cuenta, están dispuestos a pagar lo que sea y retenernos indefinidamente, como dejó establecido Alfredo Pérez Rubalcaba, el pequeño timonel del españolismo del PSOE, el que construye el régimen de 1978 en colaboración con los del régimen de 1936. Con el dinero harán lo mismo que con la gestión de la pandemia. Imposibilitarán que Catalunya lo consiga sin que lo consiga Madrid. O lo que es lo mismo, que Madrid lo consiga a costa de destruir a Catalunya, a costa de acabar no solo con el autogobierno sino con la economía productiva, que no son precisamente las empresas estas del BOE, las que salían el otro día en una portada de La Vanguardia. Una portada que no solo demostraba una ignorancia colosal en árabe y en otras lenguas que conviven en nuestro país. Demostraban que el catalán les importa un pito, excepto cuando abren la mano para recibir una subvención para traducirse mal y sin interés. Codicia e ignorancia sin límites, no me diréis que no es un excelente resumen de la situación que estamos viviendo, sintetizada en una portada.

Ahora dicen que nos darán unos dineros de una renta mínima para que no nos muramos de hambre. Y me parece muy bien porque la situación es muy grave y esto no se acaba en verano, no soñéis despiertos, y tampoco el turismo no nos sacará las castañas del fuego. Debemos pasar como sea y no alarmarse. Pero es que es un dinero que el Estado no tiene y mucho menos la Generalitat. Ahora escribiré lo que no quiere leer la mayoría pero nunca he creído que nos den nada. Un pobre quizás te pueda dar una limosna, pero un rico, lo veo difícil. Nunca en la vida he conocido a ningún Estado que te regale nada que antes no te haya cobrado. Desde que el mundo es mundo, el Estado, lo que sea, el de Nabucodonosor o el del Muy Alto Señor el rey Don Pedro el Ceremonioso, siempre es un murciélago que te chupa la sangre. Al menos el señal de nuestros reyes no engañaba, la monarquía chupa la sangre al campesino. Y el campesino sabía que el de los impuestos recaudaba, y no al contrario. Y por eso el campesino defraudaba, ocultaba el peculio, siempre había sido víctima de una mala cosecha, siempre tenía mil excusas para pagar menos. Gracias a esto Catalunya es hoy inmensamente rica. Porque desde antiguo el dinero ha estado en manos de los pobres, de los particulares, de la gente que ha hecho con su dinero lo que le ha dado la gana. De los pobres con un poco de dinero que han levantado este país y han construido la nación. El dinero es capacidad para hacer cosas. Ahora que no lo tenemos se ve perfectamente la gran importancia del dinero. Y el dinero es libertad de hacer y deshacer. Por eso el Estado autoritario, el de Franco, el de Farsánchez, quieren expoliarnos. Porque el dinero es la única posibilidad que tienes que hacer tu vida. Vaya, al menos desde que Darwin bajó del árbol.

EN DIRECTO | La última hora sobre el coronavirus y sus afectaciones en Catalunya, España y el mundo

🦠MAPA | Los contagios de coronavirus en Catalunya por municipios y barrios

MAPAS | El impacto del coronavirus en Catalunya por regiones sanitarias

🔴 Sigue ElNacional en Telegram

 

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat
No estaban preparados
Diario de la revuelta 102 No estaban preparados Jordi Galves
Elogio del burro
Diario de la revuelta 101 Elogio del burro Jordi Galves