Hace tiempo que el señor Albert Solà Jiménez, de 62 años, asegura que es hijo de Joan Carles I, de 81 años, rey emérito y padre del actual rey español. O sea, el marido de la Reina Sofía habría sido padre a los 19 años. Ahora la noticia es que podrían haber aparecido los resultados de una prueba de ADN hecha hace trece años y que confirmarían su versión. La de Solà. O sea. la de su majestad. La historia es SEN-SA-CI-O-NAL.

Solà habló con Elcierredigital.com y les explicó que "hace unos 10 días" le había llegado "una información referente a que el excomisari Villarejo publicaría en breve unos documentos sobre mi historia. El único documento que puede tener él son mis análisis de ADN. En el 2007, el director general del CNI en BCN me propuso personalmente realizármelas (...) Delante mío llamaron a sus colegas de Madrid y pidieron un favor: que les enviaran cualquier objeto que utilizara al Rey. Al final enviaron un vaso directamente al laboratorio de Lleida donde se harían los análisis".

Total, que estas pruebas que tendría Villarejo y que publicaría Villarejo, pero que finalmente publica Elcierredigital, y que fueron hechas entre el 5 y el 13 de noviembre del 2007, dicen que "la probabilidad de encontrar a otro individuo en la población de referencia que tenga el mismo perfil genético es de 4,748x10 contra 1" y que "el perfil genético es prácticamente único con una fiabilidad superior al 99,9999%".

Por lo tanto, el señor Albert Solà Jiménez sería el primogénito del rey emérito, cosa que ha hecho que mucha gente con muy poco trabajo haya pedido la abdicación de Felipe VI para proclamarlo rey a él con el nombre, supongo, de Alberto I. Pero para todos ellos (y todas ellas), tengo una muy mala noticia (que es muy buena para la gente honrada y que se viste por los pies) y es que hay dos razones de peso que invalidan esta petición totalmente fuera de lugar y que sólo puede ser calificada de ocurrencia extemporánea que busca debilitar una institución cada día más fuerte y arraigada a una ciudadanía que la adora y la respeta:

1/ El heredero del Rey emérito ha explicado que le realizaron los análisis a cambio de renunciar al trono. Y que la renuncia fue en BCN. "Y lo grabaron en un bar que ellos conocían y tenían una amistad fuerte con el propietario". O sea, Alberto I no puede ser Rey de España porque él lo dejó estar en un bar donde no firmó ningún documento sino que le hicieron un vídeo como aquellos de las comuniones.

2/ Sí, claro que hay un 99,9999% de probabilidades que Alberto I sea hijo de Joan Carles I, hermano de Felipe VI, tío de la Infanta Elionor y de Felipe Juan Froilán de Todos los Santos, pero lo que está diciendo esta cifra es que hay un 0,0001% de probabilidades que no lo sea. I, ¿por qué no hacemos caso a esta elevadísima probabilidad y no a la otra, paupèrrima, la del 99,9999%, que tampoco es tanto?

Y fíjese si la segunda probabilidad es remota que cuando eres Rey de un país y te vas a escondidas a cazar elefantes con tu amante a la otra punta del mundo, hay un 99,9999% de probabilidades que no se sepa. Pero, a veces, estas cosas se acaban sabiendo. O cuándo la cosa del 0,0001 es la buena...

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat