La canciller alemana Angela Merkel ha visitado el campo de exterminación de Auschwitz-Birkenau, invitada por la fundación que lleva el nombre de este lugar donde murieron en torno a un millón cien mil personas, el 90% de los cuales eran judíos (por cierto, esta fundación está cofinanciada por el gobierno alemán). Allí Merkel ha dicho: "Siento una profunda vergüenza por los bárbaros crímenes que fueron cometidos aquí por alemanes, crímenes que superan las fronteras de lo comprensible. Auschwitz está en Polonia pero en octubre de 1939 fue anexionado. Auschwitz era un campo de exterminio alemán gestionado por alemanes. Para mí es importante subrayar esta realidad. Es importante nombrar claramente a los criminales y que los alemanes somos culpables ante las víctimas y ante nosotros mismos. Los alemanes se lo debemos a las víctimas".

Merkel; que ya había visitado los campos de Buchenwald en el 2009, Ravensbrück en el 2010 y Dachau en el 2013 y en el 2015; también dijo que "Rendir homenaje a las víctimas es una responsabilidad que no se detiene nunca. Eso no es negociable. Es inseparable de nuestro país. Ser conscientes de esta responsabilidad se encuentra en el corazón de nuestra identidad nacional".

Y, ¿sabe usted qué hacía mientras Pablo Casado, líder conservador español, y por lo tanto correligionario ideológico de Merkel? Pues escribía un artículo a l'ABC titulado "La Constitución de la España siempre noble", que sólo con el título ya demuestra que lo que viene a continuación puede ser de todo menos un reconocimiento de nada, porque si has estado siempre noble, de qué narices tienes que ser culpable, ¿verdad?

Destaco cuatro momentos:

1/ Cuando escribe que "España se situó en el lugar correcto de la historia desde 1975 cuando iniciamos un proyecto sugestivo de vida en común con la Transición (...) Y la Constitución de 1978 es su gran legado que todos tendríamos que defender con determinación y entusiasmo".

Si hubo un momento que España se situó en el lugar correcto, quiere decir que venía del lugar incorrecto. ¿España, como Estado, no tiene que decir nada de esta época incorrecta? ¿No tiene que excusarse de nada? ¿No tiene que pedir perdón por el franquismo?

¿Y si la Constitución es tan importante, la persona que la criticó duramente y el partido que votó en contra, no deberían pedir perdón? Y, sí, hablo de aquel José Maria Aznar que un 23 de febrero de 1979 escribía en el diario "La Nueva Rioja": “En determinadas ocasiones, la abstención puede estar justificada, incluso puede el caso (sic) de una abstención beligerante como en el pasado referéndum constitucional (...) tal como está redactada la Constitución, los españoles no sabemos si nuestra economía va a ser de libre mercado o por el contrario va a deslizarse por peligrosas pendientes estatificadoras y socializantes; si vamos a poder escoger libremente la enseñanza que queramos dar a nuestros hijos o nos encaminamos hacia la escuela única; si el desarrollo de las autonomías va a realizarse con criterios de unidad y solidaridad o prevalecerán las tendencias gravemente disolventes agazapadas en el término nacionalidades”. Quién decía eso de la Constitución recién nacida y que ahora se la apropia sin dejar al resto ni que se le acerquen, ¿no debería pedir perdón y seguidamente callar la boca?

Y, sí, también hablo del PP, que entonces era Alianza Popular, y que vio como en la votación realizada en el Congreso de los Diputados para aprobarla, cinco de sus diputados votaban en contra y tres se abstenían.

2/ Cuando escribe: "La Memoria Historica nunca ha sido el rescate del olvido de víctimas del pasado sino una enmienda a la totalidad a la reconciliación de la Transición". O sea, ¿quién quiere recuperar a sus abuelos del arcén de una carretera, de un agujero infecto o de la tapia de un cementerio está atacando la reconciliación de un Estado que hasta no hace mucho subvencionaba generosamente la Fundación Francisco Franco? ¿Sí? ¿Seguro?

3/ Cuando escribe "Si don Juan Carlos silenció los sables el 23 de febrero de 1981, Don Felipe lideró al pueblo español en su respuesta al golpe separatista a nuestro orden constitucional, y en la actuación de las fuerzas políticas responsables, los cuerpos de Seguridad y los jueces y fiscales para derrotar al 'la rauxa del procés'.

Bien, sobre comparar el 23F y el 1-O nada que decir porque no hay que perder el tiempo en tonterías. Y sobre la otra afirmación del liderazgo, no sé por qué, pero me ha venido a la cabeza aquello de la separación de poderes.

I 4/ Cuando escribe: "Nos oponemos a los intentos de ruptura del acuerdo que alumbró la Constitución, tanto por quienes desean acabar con la unidad de la Nación española introduciendo la plurinacionalidad, como por quienes pretenden abrir en canal nuestro sistema institucional suprimiendo las autonomias o el Senado". O sea, ¿compara los indepes, los del golpe separatista, con VOX? ¿Compara los indepes, que son la peste bubónica, y VOX que son sus socios de gobierno en varios lugares? Interesante.

Mientras Merkel condena el nazismo y pide perdón por lo que hizo Alemania, Casado va de la mano del franquismo y se abraza a una Constitución que su partido combatió. Y lo hace dándonos lecciones. ¡ME-MO-RA-BLE!

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat