En Catalunya hay cuatro debates que pueden hacer que una comida o una cena acabe como el rosario de la Aurora: ¿la tortilla de patata con cebolla o sin?, ¿acentos diacríticos sí o no?, ¿Israel o Palestina? y ¿Cuba es una dictadura o no?

Como es evidente, ahora toca este último. La muerte matinal de Fidel ha permitido que las tertulias hayan iniciado el debate muy pronto y con los catalanes y las catalanas preparándose para disfrutar del tradicional Black Friday sabatino.

En RAC1, Xavi Bundó se ha encontrado con que la composición de la tertulia que tenía prevista le ha sido perfecta para comentar la noticia: Jordi Graupera y Pep Martí Blanch en contra de Fidel y Manel Delgado a favor. Si tiene un rato, no se la pierda:

En la red, la cosa, como es habitual, ha estado más calentada y menos argumentada. Uno de los más matinales en tuitear y en recibir ha sido Lluís Rabell, de Catalunya Sí Que Es Pot, que a las 9 menos cuarto colgaba eso:

... y que a las 10 menos cuarto, había recibido una colección de estopa tan intensa de los contrarios que ha colgado eso otro:

Ahora bien, el mejor tuit de todos, lamentablemente, no lo ha hecho un catalán sino un presidente de los EE.UU. que todavía no ha tomado posesión. Ocho horas después de la muerte de Fidel Castro, Donald Trumo le decía al mundo esto:

Hacía años que no se veía tanta verdad en una afirmación de Trump...

Fidel permite a Rita Barberá descansar en paz

Y cosas de la actualidad, la muerte de Fidel permite mantener vivo el debate sobre el tratamiento de los personajes públicos difuntos que había generado la muerte de Rita Barberá, pero sin ella. Simplificando la cosa podríamos afirmar que los que decían pestes de la ex alcadesa valenciana, ahora elogian Castro. Y viceversa. Y los del viceversa aprovechan ahora para devolver todo lo que les tiraron.

Por lo tanto, Castro ha permitido hacer posible al titular de La Razón en que, muy habilmente, reclamaban que la dejaran tranquila:

Y como sobre Barberá ya se ha dicho todo y la velocidad con la que circulan las noticias la ha sacado fuera de la actualidad, hoy es un día perfecto para recuperar con calma como titularon el tema en portada los diarios valencianos de papel. Sobre todo porque no tenemos que olvidar que fue alcaldesa de Valencia durante 24 años, un año más que Jordi Pujol fue Presidente de la Generalitat. Y eso quiere decir que los lectores de estos diarios eran quien la votaba:

Por cierto, también tiene gracia comparar cómo dio la noticia El País para sus lectores de habla castellana y para los de habla inglesa. Si se fija, en inglés aparece una palabra diferente. Y esta palabra se llama... ¡CORRUPCIÓN!

La 2ª desaparición (esta imposible) de la niña desaparecida

Esta semana hemos vivido un caso perfecto para reflexionar sobre los medios de comunicación y sobre las redes. Sí, es el de la niña que se marchó de casa y que, finalmente, fue encontrada sana y salva gracias a la movilización digital.

Los padres de la niña decidieron distribuir su foto. Y se esparció con tanta rapidez que en poco más de tres horas había miles de personas compartiéndola. ¿Y eso ayudó a encontrarla? Sí. Pero nunca sabremos si sin esta gran exposición mediática las cosas habrían sido muy diferentes.

Pero ahora que todo ha acabado bien, llega la resaca mediática. En este momento circulan por internet centenares de miles de imágenes de una menor. Y una menor, que, para siempre, en la red será la niña que se marchó de casa.

La madre ha pedido a los medios que retiremos las fotos. Y la mayoría de medios lo hemos hecho. Aunque no tenemos ninguna obligación de hacerlo. ¿Problema? Es imposible retirar todas las fotos de la niña de todas las cuentas de facebook y de twitter de todas las personas que las colgaron con la voluntad de ayudar a resolver el caso. Para siempre, usted escribirá en google el nombre de la niña y podrá ver centenares de noticias relacionadas con ella y, sobre todo, podrá ver su imagen. Esta niña, nunca más será invisible. Cuando dentro de 20 años ella vaya a pedir trabajo y la empresa haga una búsqueda a ver a quien es (todas las empresas lo hacen) verán lo que pasó un día de noviembre del 2016.

¿Derecho al olvido? Claro. Pero, ¿eso es posible al 100%? Cuando usas la red siguiendo un impulso, comprensivo pero que lo cambia todo, tienes que asumir las consecuencias. Por suerte o por desgracia, y como pasa en según qué compañías de servicios y en las sectas, en la nube digital es muy fácil entrar y muy difícil salir.

El triunfo de la postverdad

El organismo que edita el diccionario de Oxford ha decidido proclamar "postverdad" como la palabra internacional del año. ¿Motivo de la elección? "Este ha sido un año definido por el discurso político emotivo".

Vaya, una manera como otra de decir que ha acabado triunfando aquello de que la verdad ya no interesa y que ahora la gente prefiere que le digan lo que quiere escuchar. Las cosas ya no tienen que ser ciertas sino conseguir que la gente las "sienta" ciertas, según su propia verdad.

La mentira como herramienta de propaganda ha triunfado desde siempre, tal como hemos visto en casos como el de las armas de destrucción masiva de Sadam Husein. Pero ahora lo han perfeccionado y, gracias a la red, el fenómeno es viral y global.

Y es así como tenemos un presidente norteamericano teniendo que desmentir que haya falsificado su partida de nacimiento para tapar que no nació en los EE.UU. O como es possible leer que el mismo Obama, junto con Hillary Clinton, fundaron a ISIS. Inverosímil, pero millones de personas desean creérselo. Y se lo han creído, sabiendo que era mentira.

La gente compra las mentiras si le afianzan su pensamiento y se convierten en una emoción. ¿Y si eso es así, por qué caray tendrían que buscar la verdad?

Pero después hay lo que podríamos denominar la postverdad 2.0, que es la segunda fase del fenómeno: yo prometo una cosa imposible o que no pienso hacer y cuando gano, búsqueme. Pasó con Nigel Farage, máximo activista a favor del Brexit. Durante la campaña del referéndum prometió que salir de la UE significaría liberar 350 millones de libras semanales que se podrían dedicar a la sanidad. Una semana después de la victoria dijo que aquello no era cierto y que prometerlo fue un error. Y tema resuelto.

Ahora ha pasado con Trump. ¿Cuántas promesas de la campaña se han deshecho como un azucarillo?

Y lo más terrible es que la opinión pública no pide explicaciones ni exige responsabilidades. Ya le va bien. Le encanta que la engañen y no ve ningún problema. Di que me amas aunque sea mentira.

Sin Príncipe Azul, lesbiana serás

La Vanguardia tiene un producto denominado "muyfan", dedicado a los adolescentes, un mercado muy codiciado por los medios digitales que buscan el clickbait compulsivo. Y, claro, tocaba hablar de los estrenos cinematográficos destinados al consumo de este tipo de público. Si me hace el favor, léase el titular, el redactado y nos encontramos unas líneas más abajo...

Total, que como el personaje femenino no es rescatado por un príncipe con quien encuentra el amor, ya es candidata a ser lesbiana. El personaje femenino no se puede rescatar solito. Una mujer siempre necesita un hombre que la proteja. Y si no, lesbiana. ¿Qué mensajes más bonitos que enviamos a los chiquillos, no cree?

El mundo visto desde Madrit y desde aquí

Francesc Homs, sin quererlo y sin saberlo, esta semana es perfecto para mostrar las dos realidades, las dos miradas, cada vez más alejadas, que hay entre BCN y Madrit (concepto). La votación de su suplicatorio, el de Homs, nos enseña cómo vemos el mundo aquí y cómo lo ven allí. La falta de diálogo del Estado según el ARA, para El Mundo y La Razón son chantaje y desafío, respectivamente. La noche y el día. Y así van las cosas como van.

Y dicho todo esto, ¡buena semana y adelante!

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat