Este mediodía el Barça ha presentado Ernesto Valverde como nuevo entrenador. Y en el acto oficial, el club se ha dirigido a él en castellano. Pero resulta que Valverde entiende perfectamente el catalán. Entonces, ¿por qué le han hablado en castellano? La verdad, no lo entiendo.

¿Estoy diciendo que es obligatorio hablarle a todo el mundo en catalán? No, estoy diciendo que si una persona entiende el catalán pero se expresa en otra lengua, la que sea, tenemos la tendencia a renunciar demasiado fácilmente a nuestro idioma. Eso se ve mucho en los servicios de cara al público. Si coincidimos con alguien que tiene una fisonomía que no es típica del mediterráneo occidental, enseguida hablamos en castellano, olvidando que los llamados "nuevos catalanes" están capacitados para aprender lenguas, como lo estamos nosotros, y que hijos y nietos de los inmigrantes de otras partes del mundo son catalanes, han estudiado aquí y hablan nuestra lengua. Y ahora usted me dirá: "¿pero si la persona en cuestión no lo entiende, qué?". Pues buscamos un idioma en el cual nos sea posible entendernos. Y si no encontramos ninguno, hablamos por signos, o con onomatopeyas.

Hay personas con quienes trato a menudo a quienes yo les hablo en catalán y ellas me contestan en castellano. ¿Por qué? Pues porque entienden el catalán pero se expresan mejor en castellano. Y oiga, ningún problema. Y le diré más, algunas de ellas se esfuerzan mucho por hablarme en catalán. Y poco a poco salen adelante. Y si no les hablara en catalán, no harían este esfuerzo y entonces yo les estaría haciendo un flaco favor porque las trataría de incapaces: "no, mire, no le hablo en catalán porque Usted es cortito y no me entenderá".

Igual que ahora pasa con Valverde pasaba antes con Luís Enrique. La prensa catalana le preguntaba en catalán y el contestaba en castellano. Y si le preguntaban en italiano, él respondía en italiano porque vivió en aquel país y habla aquel idioma. Y este ejemplo me sirve para compartir con usted otra reflexión. Luís Enrique se lanzó enseguida a hablar en italiano porque consideró que era lo que tenía que hacer. En cambio nunca consideró que fuera necesario hacer lo mismo con el catalán. ¿Es una crítica? No, es una observación, que viene observar, una realidad.

¿Por qué Luís Enrique no hizo el cambio con el catalán y sí con el italiano? Él sabrá. Fue su decisión y tenía todo el derecho a tomarla. Y nadie tenía que obligarlo a hablar en catalán y nadie tenía que obligarnos a que le habláramos en castellano.

No lo sé, ¿creo que no es tan complicado, verdad?

Otro tema es el uso político-partidista de la lengua. Hay diputados del Parlament que en su vida "civil" hablan en castellano y en el escaño lo hacen en catalán y castellano. Perfecto. Y hay quien habla en castellano dentro y fuera de la Cámara. Estos últimos han tomado una decisión que mantienen siempre. Por comodidad o por lo que sea, pero son consecuentes y la mantienen. Nada que decir. Pero hay algún diputado del Parlament que fuera de la cámara habla siempre con todo el mundo en catalán, pero en el Hemiciclo no. Allí cambia de idioma. ¿Por qué? Por "imagen". Para salir en las cadenas españolas sin subtítulos y porque se supone que su electorado se expresa mayoritariamente en castellano. En el segundo caso, queriendo "quedar bien" con ellos, lo que hace es tratarlos de Inferiores. De incapaces de entender ninguna otra lengua que con la que se expresan normalmente. Pero en el imaginario que tienen instalado, ni el uno ni los otros lo ven así y lo consideran lo más normal del mundo. Vaya, como hablarle en castellano a Valverde.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat