"Sense tu" es el nombre de una canción tierna y emotiva que muchos adolescentes cantaron en casa delante de la pantalla en la primera temporada de una de nuestras series de más éxito, Polseres vermelles. La segunda temporada tenía otra canción, "Fil de llum", con un estribillo muy apropiado también para el tema del artículo de hoy:

...Respira, espera,
Levántate sin prisa,
Inspira, rehazte,
La vida en el mundo te espera...

Yo tengo que admitir que más de una vez se me había puesto el nudo en la garganta viendo los episodios y escuchando la cancioncilla. Estoy convencida de que a muchos padres nos pasó igual. Seguro que recordaréis que esta serie hablaba del cáncer pediátrico, del cáncer que afecta a niños y niñas menores de edad. El cáncer pediátrico, a diferencia del cáncer en adultos, es poco frecuente. Los tratamientos actuales —siempre basados en quimioterapias que se dan en cáncer de adultos— suponen la supervivencia de cerca del 80% de los niños y niñas afectados, sin embargo, el cáncer pediátrico constituye la principal causa de muerte por enfermedad de niños y jóvenes una vez pasado el primer año de vida. Justamente en Barcelona tenemos el centro de oncología pediátrica más importante de Europa, gracias a generosas donaciones y a muchos profesionales dedicados.

Los cánceres pediátricos se manifiestan muy temprano, a veces antes de que nazcan los niños, y suelen ser agresivos. ¿Cuáles son las diferencias?

Pues bien, esta semana han salido varios artículos en Nature sobre el análisis del genoma de cánceres pediátricos. Muchas de las revistas científicas, sobre todo las que tienen "solera", se publican en papel y ahora, además, las podemos consultar por internet en la página web correspondiente, con la ventaja de la inmediatez. Estos artículos que os comento han salido en primicia on-line y hasta dentro de unas semanas no se podrán leer en papel, y otra cosa muy importante, están en abierto, es decir, los podemos leer todo el mundo. Dos grupos de investigación independientes (uno de Heidelberg, Alemania, y el otro en Memphis, Estados Unidos) han publicado sus resultados, de forma más o menos conjunta y complementaria, dentro de un esfuerzo global de muchos otros investigadores por todo el mundo que se han dado cuenta de que sólo compartiendo recursos, técnicas, métodos, tipos celulares, tumores y, sobre todo, datos, pueden entender por qué se genera el cáncer y qué terapias serán las más efectivas en la gran constelación de cánceres diferentes que hay. Desde que las técnicas de secuenciación masiva, que permiten obtener toda la secuencia de ADN de una muestra o de muchas (a la vez y de forma paralela) generando ingentes cantidades de datos, se han generalizado, muchos otros grupos de investigación están intentando averiguar las causas de varios tipos de cáncer. De hecho, tenemos grupos de investigación de muy cerca que han liderado algunos de estos esfuerzos, por ejemplo, en la leucemia limfocítica crónica. Y hay acciones generales que parten de que ya que la mayor parte de la investigación es financiada con dinero público, también hace falta poner al alcance de todos los investigadores, de forma pública, muestras de tumores y los datos obtenidos en los análisis porque sólo la sinergia de la investigación de muchos de nosotros permitirá entender y actuar efectivamente contra el cáncer. De aquí, acciones como el Atlas del Genoma del Cáncer (The Genome Cancer Atlas) auspiciado por el NIH (equivalente al Ministerio de Salud de los Estados Unidos), que es abierto y accesible a todos los investigadores. Ahora bien, la gran mayoría de estos estudios se han dirigido a cánceres de adulto, y ya hace tiempo que se cree que las causas moleculares del cáncer de adultos y el cáncer pediátrico son diferentes. Los cánceres pediátricos se manifiestan muy temprano, a veces, antes de que nazcan los niños, y suelen ser agresivos. ¿Cuáles son las diferencias?

Paso a paso. Para los cánceres familiares de adultos (como lo son una buena parte de los cánceres de mama o de colon) hay una base genética, es decir, una mutación heredada por parte de uno o ambos padres que predispone a tener cáncer (que llamamos mutación germinal). Sin embargo, la mayoría de cánceres se consideran esporádicos, y se deben a un cúmulo de mutaciones somáticas, mutaciones que se dan en las células de nuestro cuerpo durante el transcurso de la vida. De hecho, en las muestras de cáncer de adultos se encuentran muchas mutaciones, porque con el paso del tiempo, cada vez que nuestras células copian su ADN para pasarlo a las células hijas, incorporan mutaciones, cambios en la secuencia de nucleótidos. Aunque tenemos mecanismos de reparación para intentar asegurar la máxima fidelidad del mensaje genético, pensad que se trata de copiar y transmitir 6,6 x 109 "letras" en cada división celular y tenemos millones de millones de células. Siempre hay algún error, en algún lugar u otro que pasará a las células hijas y, a partir de este momento, estas hijas pasarán estos cambios, más los nuevos que se generen, a sus hijas, y así sucesivamente. En general, estos errores caen en regiones que no son importantes, porque menos del 2% de nuestro genoma codifica para proteínas, pero como las mutaciones son azarosas y se van acumulando con la edad, finalmente pueden alterar las instrucciones genéticas de genes más importantes. Estas instrucciones erróneas pueden hacer que las células se descontrolen, dejen de hacer caso al resto del organismo y se dediquen a dividirse sin control y generen un tumor (mirad un artículo en que ya lo expliqué). Entonces, si secuenciamos el ADN de células tumorales de un cáncer de adulto, encontraremos muchas mutaciones que son azarosas y espurias —muchos cambios que no tienen que ver realmente con el cáncer, y puede costar mucho encontrar aquella mutación o mutaciones que han "malignizado" de verdad aquel tumor. Se trata de encontrar una aguja en un pajar de mutaciones.

Pronto este tipo de investigación permitirá conocer, avanzar, tratar el cáncer en sus variantes, pediátricas y de adulto

Ahora bien, los autores de estos trabajos exponen que en las muestras de cánceres pediátricos el número de mutaciones es muy menor que en el cáncer de adultos (lo cual confirma lo que ya se suponía y acabo de explicar) y, por lo tanto, identificar las mutaciones causativas de cáncer es más fácil, porque hay menos "paja". Además, los genes mutados y alterados son diferentes de los que se han identificado en cáncer de adultos (coinciden en menos de un 50%), por lo cual haría falta hacer una quimioterapia específica y personalizada con el fin de alcanzar una mayor eficacia terapéutica y minimizar los efectos secundarios, que pueden ser muy graves en los niños, que están en pleno proceso de desarrollo. Por otra parte, los investigadores encuentran que cerca del 10% de niños ha heredado una mutación genética germinal, de parte de uno o ambos padres, en un gen que interviene en la reparación del ADN (que, por lo tanto, al estar mutado incrementa mucho la probabilidad de mutación azarosa y potencialmente peligrosa en muchos otros genes) y, muy importante, más de la mitad tienen mutaciones en genes por los cuales existe un medicamento que puede actuar sobre la vía alterada, es decir, que pueden ser tratables con medicamentos específicos, algunos de los cuales ya existen.

Estos resultados son muy esperanzadores y, a pesar de que tempranos, porque unos miran 961 muestras de 24 tipos de cáncer y los otros 1.699 muestras de 6 tipos de cáncer diferentes, ya muestran que es importante el consejo genético a las familias que tienen niños afectados de cáncer, y realizar el diagnóstico genético con el fin de encontrar si hay una mutación genética germinal, a la vez que el análisis del genoma del tumor puede indicar cuáles son las vías moleculares alteradas y, así, abrir la puerta a terapias personalizadas y efectivas de los niños y niñas con cáncer.

Cuando en el 2001 se publicó el borrador del Genoma Humano todo era un futurible, pero se está haciendo camino a pasos agigantados y pronto este tipo de investigación permitirá conocer, avanzar, tratar el cáncer en sus variantes, pediátricas y de adulto. No hay que decir nada más.

Gemma Marfany
Opinión ¿Dulce o salado? Gemma Marfany