La indignación por el brutal asesinato de un cliente negro a manos de dos guardias de seguridad de un supermercado se mantuvieron este sábado en Brasil por segundo día consecutivo por parte de los colectivos antirracistas.

Después de las protestas del viernes en varias ciudades, principalmente en Sao Paulo y Porto Alegre, donde ocurrió la noche del jueves la muerte del soldador Joao Alberto Silveira Freitas, de 40 años, Recife, en el noreste, fue este sábado uno de los epicentros de las movilizaciones contra el racismo.

Activistas de colectivos antirracistas y representantes de diversos movimientos sociales se congregaron en las afueras del supermercado de la red francesa Carrefour en el exclusivo barrio de Boa Viagem de Recife, capital del estado de Pernambuco.

La policía usa gases lacrimógenos

Los manifestantes pintaron la fachada del local y de algunas patrullas de la Policía con mensajes alusivos a la muerte de Silveira Freitas, conocido como Beto. Después, los manifestantes también intentaron al establecimiento, lo que condujo a la intervención policial con gases lacrimógenos y a la detención de una activista.

El concejal Vinicius Castello, de la ciudad de Olinda y miembro de la Comisión de Valores Raciales de la Orden de los Abogados de Brasil (OAB) en Pernambuco, indicó a Efe que las movilizaciones en todo el país son "para poder reivindicar que nuestras vidas importan". "Estábamos aquí pacíficamente y la Policía llegó al final de la protesta. Acabaron deteniendo una activista, que es madre. Pero estamos juntos, cada vez más articulados", apuntó Castello.

El abogado y concejal, también activista del movimiento LGTBI+ en Brasil, reiteró que mientras se sigan presentando este tipo de "asesinatos", la población continuará "resistiendo dentro de una política genocida, dentro de un Estado genocida". "La mayoría del pueblo es negro y los políticos negros tenemos que llegar al poder para reivindicar ese espacio y que estén atentos para que no ocurra más esto", puntualizó.

No es el primer asesinato racista

La muerte del soldador evocó otras asociadas al racismo, como la del estadounidense George Floyd a manos de dos policías blancos en mayo y que dio la vuelta al mundo.

En Brasil, se recordaron dos sucesos acaecidos en Rio de Janeiro recientemente: el de Joao Pedro, un adolescente de 14 años asesinado en mayo durante una intervención de la policía, y el del músico Evaldo Santos, en un operativo del Ejército en 2019.

El asesinado de Silveira Freitas

Las autoridades de Porto Alegre detuvieron a los dos guardias de seguridad que golpearon hasta la muerte a Silveira Freitas, quien supuestamente había tenido una discusión con una cajera por abrir una cerveza y fue retirado hasta el portón del supermercado, donde se presentó la brutal agresión al parecer después de él intentar darles un puñetazo.

La jefa policial Roberta Bertoldo, responsable de las investigaciones, declaró que la agresión no fue un acto de racismo y que los responsables deberán responder ante la Justicia por el cargo de homicidio.

Uno de los guardias implicado era policial militarizado de la parte administrativa, según fuentes policiales, por lo que, supuestamente, no podría trabajar para empresas privadas de seguridad.

Carrefour responde

En respuesta a Efe, Carrefour Brasil calificó el 20 de noviembre, día el fallecimiento del cliente negro que coincidió con el Día Nacional de la Conciencia Negra, una fecha institucionalizada para combatir el racismo, como "el más triste de la historia" de la red francesa en el país.

"Palabras no expresarán nuestra angustia con la brutalidad", resaltó la red, quien reiteró el "apoyo" a la familia de la víctima, sepultado este sábado en un cementerio de Porto Alegre, y anunció que la recaudación de este sábado será destinada a programas sociales de combate al racismo.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat