La comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, ha pedido al gobierno francés que investigue "el uso excesivo de la fuerza" por la policía en las manifestaciones que los "chalecos amarillos" han protagonizado desde el 17 de noviembre de 2018. "Animamos al gobierno a continuar el diálogo y le instamos a que investigue en profundidad todos los casos denunciados de uso excesivo de la fuerza", ha dicho la expresidenta del Chile en el Consejo de los Derechos Humanos de la ONU, en Ginebra, donde tiene la sede.

Es el segundo aviso internacional serio que recibe Francia sobre la represión policial contra los "chalecos amarillos". El 26 de febrero, el Consejo de Europa pidió "por respeto a los derechos humanos", "la suspensión del uso de los lanzapelotas de goma o espuma en el contexto de las operaciones de aplicación de la ley", en referencia a las acciones de los cuerpos de seguridad.

Ahora, el Consejo de los Derechos Humanos de la ONU considera que los "chalecos amarillos" protestan contra "lo que ven como su exclusión de los derechos económicos y su participación en los asuntos públicos". A raíz de las manifestaciones se han abierto 162 investigaciones judiciales por "violencia policial", según el Ministerio del Interior francés.

Entre Haití y Venezuela

En el gobierno francés, la sugerencia de la ONU ha caído como un gato sobre la cara. El primer ministro, Édouard Philippe, ha dicho a BFM-TV que todos los casos denunciados se investigan en los juzgados, que "Francia es un estado de derecho y la República es más fuerte", añadiendo que "habría que explicar [a Bachelet] todos los hechos y, en particular, la extrema violencia contra las fuerzas de la orden o sobre bienes privados, e incluso contra símbolos de la República".

"Es sorprendente que se nos mencione en una lista entre Venezuela y Haití, donde ha habido numerosos muertos en manifestaciones", ha dicho el portavoz del gobierno, Benjamin Griveaux, que ha asegurado, sin embargo, que Francia sigue "esas recomendaciones con la diligencia debida".

La agencia de la ONU no se ha cortado a la hora de replicar. "No se compara a Francia con esos países por el hecho de que aparezca en una lista al lado de Venezuela o Haití. La comisaria sólo insta a Francia a asegurar que se respeta la ley", ha dicho Michel Forst, relator especial de la ONU sobre la situación de los defensores de derechos humanos.

En la represión del movimiento de los "chalecos amarillos" la policía ha disparado 13.095 proyectiles de goma y de espuma, ha dicho este viernes el secretario de Estado de Interior, Laurent Nunez. Suma 3.700 heridos, 2.200 manifestantes y 1.500 agentes de la orden, según Nunez. A fecha 14 de febrero, la policía había detenido a 8.400 personas, de las que 1.800 han sido sancionadas. Once manifestantes han muerto, diez de ellos en atropellos.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat