Édith Piaf, también conocida como la Môme (la chiquilla), nació en París el 19 de diciembre de 1915, con el nombre de Édith Giovanna Gassion. Está considerada un mito de la canción francesa y para algunos fue la mejor cantante popular de Francia.

La infancia de Piaf estuvo marcada por la desgracia, hasta detalles extremos. Su padre, Louis Alphonse Gassion era acróbata y para celebrar su nacimiento se emborrachó y abandonó a su madre, Annetta Maillard, que tuvo la hija en medio de la calle, bajo una farola. Para criarla, su madre la confió a su abuela materna, Aïcha Saïd Ben Mohammed, de origen argelino, que en vez de leche le daba vino con el argumento de que mataba los microbios. La abuela materna la devolvió al padre, pero llegó la Primera Guerra Mundial, y el progenitor la pasó a la abuela paterna, que dirigía un burdel en la Normandía. Las prostitutas criaron a la niña.

Al volver de la guerra, su padre se la volvió a quedar, y Piaf se estrenó en actuaciones, donde empezó a cantar. Después de pasar por cabarets y music-halls, Piaf llegó a la cima de la chanson, con piezas memorables como Sous Le Ciel de Paris, Milord, Non, je ne regrette rien y La vie en rose. Esta última canción, del año 1946, simbolizó el cambio de época por el final de la Segunda Guerra Mundial.

 

 

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat