La start-up francesa de alquiler de coches online Virtuo ha aterrizado en Barcelona para abrirse mercado en el Estado. De momento, la compañía establecida en 14 ciudades como París, Londres y Bruselas, contará con 100 vehículos a la capital catalana y prevé llegar a Madrid a finales de año. Virtuo ofrece trayectos a partir de un día con los cuales quieren "revolucionar" el sector tradicional del alquiler de viajes largos que "no "ha cambiado" en los últimos años y alejarse la saturada oferta de trayectos cortos urbanos dominadas por empresas como Uber o Cabify, ha explicado el director general de Virtuo en España, Mauricio Sabater. La empresa fundada en el 2015 propone "eliminar el papeleo, las colas en los mostradores y los cargos ocultos" a través de una gestión 100% digital.

Para registrarse a la aplicación, el usuario se tiene que hacer una foto del carnet de conducir y un autorretrato, datos que son validados en menos de 2 horas. Después, la empresa facilita una clave digital que funciona a través de 'bluetooth' y que abrirá el vehículo. El servicio en la capital catalana está operativo desde el 4 de junio y los vehículos estarán disponibles en el aeropuerto de Josep Tarradellas-Barcelona-El Prat, la estación de Sants y aparcamientos de Jardinets de Gràcia, plaza de Catalunya y Francesc Macià.

"El móvil es el centro de operaciones de todo, somos un producto tecnológico, sin el teléfono es imposible acceder al servicio", apunta Sabater, que asegura que la apuesta 100% digital es acertada porque la expansión de la tecnología móvil por todas partes es "inevitable". "Las personas que no tengan móvil cada vez lo tendrán más difícil", ha valorado.

La compañía se propone atraer "urbanitas" locales y turistas que vengan de paso con unos precios "asequibles" si se tiene en cuenta que el alquiler ofrece vehículos "premunicionamos" con seguros a todo riesgo. El alquiler de un solo día puede rondar los 59 euros, una cifra que se va abaratando gradualmente si se contratan periodos más largos. A partir de diez jornadas, el precio por día es de 32 euros.

La empresa calcula que el 64% de los barceloneses no dispone de coche propio y el 36% restante sólo lo utiliza el 4% del tiempo. Unos datos que, para Virtuo, demuestran que el vehículo de propiedad no es la mejor opción para la movilidad interurbana en Barcelona. Para Sabater, era importar desembarcar en la capital catalana porque es un hub tecnológico y turístico.

Desde Virtuo, defienden que pueden tener más éxito que otras empresas que han hecho al salto al sector de alquiler de coches como Avancar, que cerró hace unos meses, porque no se centran en arrendamiento por minutos horas y, por lo tanto, no compite con taxis y empresas como Uber y Cabify.

Desde su creación, Virtuo ha conseguido 30 millones de euros en diferentes rondas de financiación que le han permitido sacar adelante esta propuesta "100% móvil" y con las cuales quieren añadir un vértice tecnológico al arrendamiento tradicional de coches. "El alquiler tradicional no ha cambiado nada en los últimos años, sigue igual, tienes que hacer colas en los aeropuertos, en la estación, dar los datos, nosotros nos saltamos todo eso gracias a la tecnología", apunta a Sabater.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat