La compañía aérea Norwegian ha decidido llevar a cabo un cambio de rumbo en su plan de negocio a consecuencia de la crisis provocada por la Covid-19 y fulminará vuelos intercontinentales, de bajo coste. Eso supondrá el cierre de la base del aeropuerto del Prat y la suspensión de las rutas que operaban desde Barcelona a Nueva York, Los Ángeles, San Francisco, Miami y Chicago.

El consejo de administración de Norwegian ha presentado este jueves una nueva estructura de la empresa simplicada, que centrará su negocio principal en los países nórdicos, operando a los países nórdicos y hacia destinos europeos clave ofreciendo tarifas competitivas. El nuevo plan de Norwegian apuesta por atender estos mercados con alrededor de 50 aviones de pasillo único en operación en 2021 e incrementar este número hasta 70 aviones el año 2022. La compañía se olvida así de las rutas intercontinentales, entre ellas las que puso en marcha a partir del 2017 desde el aeropuerto del Prat.

Norwegian tiene unos 485 trabajadores que prestaban servicio para los servicios de largo radio desde el aeropuerto del Prat contratados por Norwegian Air Resources Spain, que hace unas semanas entró en preconcurso de acreedores. A diferencia otros países, la empresa también da trabajo a los tripulantes que vuelen en trayectos de corto radio, dentro de Europa. La compañía no descarta seguir operando al Prat al considerar Barcelona "basta importando" para ser incluida como destino europeo clave, según han explicado fuentes de Norwegian a la agencia ACN.

Reducción drástica de los vuelos

"Nuestra red de vuelos de corto radio siempre ha sido la columna vertebral de Norwegian y formará la base de un resistente modelo de negocio en el futuro", ha subrayado este jueves el consejero delegado de la compañía, Jacob Schram.

Norwegian tiene como objetivo reducir "significativamente" su deuda los 1.934 millones de euros y obtener entre 386,9 y 483,6 millones de euros de capital mediante la combinación de una emisión de derechos a los accionistas actuales y una posible participación estatal basada en el nuevo plan de negocio. Con todo, el Ministerio de Transportes noruego comunicó el noviembre pasado su negativa en una inyección adicional de financiación para dar apoyo al grupo. El agosto pasado, Norwegian avisó de que se quedaría sin liquidez en el primer trimestre de 2021, a no ser que recibiera una inyección económica.

En relación con su línea de negocio en España, Norwegian ya anunció el mayo pasado que dejaba de operar como mínimo un año, ya que apostaba para operar bajo mínimos hasta abril de 2021 y concentrar sus esfuerzos con la recapitalización y en empezar la recuperación en el mercado escandinavo y el Reino Unido. El nuevo plan presentado este jueves no contempla mantener las conexiones intercontinentales desde Londres

Imagen principal: un avión de Norwegian en el aeropuerto del Prat / ACN

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat