La consellera de Empresa i Coneixement, Àngels Chacón, se plantea hacer cambios en la normativa que regula las viviendas de uso turístico, que fecha del 2012. Uno de los objetivos de esta revisión es "establecer mecanismos de control para que no se hagan según qué actividades" no turísticas y que pueden ser ilegales o comportar un "incumplimiento de una parte de la normativa".

En una entrevista en la ACN, la consellera ha explicado que hablará con el sector para analizar si la normativa es adecuada a la realidad actual y si "está acotando todos los supuestos" y "evitando problemas". Por otra parte, la consellera ha explicado que la normativa para regular del alquiler de habitaciones a turistas se ha "parado" porque quiere recoger las opiniones de todos los grupos políticos y analizar cómo se está haciendo en otros países. "Partidaria de regular esta realidad, sí. Pero no con prisas y de cualquier manera", ha asegurado.

Chacón se ha propuesto controlar "que los pisos turísticos sean realmente pisos turísticos". "Sabemos que hay pisos donde se hace otro tipo de actividades, donde la normativa puede decir una cosa y después la realidad acaba imponiendo otra", ha explicado. "No queremos crear alarma social, pero no queremos que se nos escapen ninguno de los problemas que pueda haber", ha añadido.

Regular el 'hogar compartido'

El anterior conseller de Empresa i Coneixement, Santi Vila, tenía a punto una normativa para regular el alquiler a turistas de habitaciones de la residencia habitual pero finalmente no vio la luz. Así, quería crear la figura del 'hogar compartido', que hubiera tenido como requisitos el empadronamiento en la vivienda donde se realizaba la actividad, la cédula de habitabilidad vigente, la oferta de un número máximo de plazas y estar inscrita en el Registre de Turisme de Catalunya.

El alquiler de las habitaciones se planteaba para periodos de corta duración y sin una limitación anual. De esta manera, el Govern se proponía regular un modelo que ya se está llevando a cabo a través de plataformas como Airbnb.

"¿Por qué hemos querido detener esta regulación? Faltaba contrastarlo con el resto de fuerzas políticas", ha explicado Chacón, quién también quiere "comprobar con qué amplitud de agentes socioeconómicos se trabajó". Así, la consellera explica que, al volver de las vacaciones de agosto, hablará sobre la normativa del 'hogar compartido' con el resto de grupos políticos y estudiará qué se está haciendo en otros países. A partir de aquí, se regulará la figura, explica.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat