La Comisión Europea (CE) revisó este martes dos décimas al alza su previsión de déficit público para España en 2019, hasta el 2,3 % del PIB, y una décima la de 2020, hasta el 2 %, con respecto a sus estimaciones de noviembre.

El Ejecutivo comunitario espera que el desvío presupuestario siga reduciéndose desde el 2,5 % con que cerró 2018 apoyado sobre todo en el crecimiento de la economía, pero advierte de que esto se verá parcialmente compensado por algunas medidas que aumentarán el déficit.

Por otra parte, la Comisión mantuvo sus proyecciones de crecimiento del PIB en el 2,1 % para este año y en el 1,9 % para el próximo, frente al avance del 2,6 % registrado en 2018, con lo que la economía española seguirá creciendo por encima de la media de la eurozona pese a la ralentización.

Bruselas eleva el déficit de España al 2,3% - Europa Press

La Comisión Europea destaca que el ciclo económico "favorable" y los menores costes de la deuda compensarán "parcialmente" el efecto de estas medidas, algunas de las cuales son "temporales" y entre las que cita el mayor gasto en pensiones y otras políticas sociales, por el lado del gasto, y el incremento de las bases máximas de cotización, por el de los ingresos.

Además, el Ejecutivo comunitario remarca que algunas de las medidas incluidas en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) que fueron tumbados por el Congreso también tendrán un efecto en 2019, como la subida del sueldo de los funcionarios o la bajada de impuestos a las rentas más bajas. También advierte de que también pueden elevar el desfase de las cuentas públicas las indemnizaciones a las constructoras de las autopistas rescatadas.

Menor crecimiento, pero sólido

Con respecto al crecimiento del PIB, el Ejecutivo comunitario estima que se ralentizará en los próximos dos años, aunque seguirá siendo "sólido". En concreto, mantiene las proyecciones anteriores, que sitúan la expansión de la economía en un 2,1% este año --una décima menos que la estimación del Gobierno-- y en un 1,9% en 2020, una expansión idéntica a la que incluye el Plan de Estabilidad.

Así, en un contexto de moderación de la demanda doméstica, debido principalmente a la ralentización del consumo privado por el rebote de la tasa de ahorro y a los menores niveles de inversión, la expansión económica se beneficiará de una mejor contribución de las exportaciones netas, que sin embargo seguirá siendo negativa hasta 2020.

El Gobierno, más optimista

El Ministerio de Economía ha destacado este martes, tras conocer las previsiones de la Comisión Europea, que España crecerá en 2019 más que la media de la zona euro.

"Las estimaciones de la Comisión confirman que España continúa teniendo un crecimiento económico superior a la media de la Unión Europea, de la zona euro y de los principales países de nuestro entorno", subraya el departamento de Nadia Calviño, que también destaca que Bruselas ha mantenido en el 1,9% su estimación de PIB para 2020.

Según el Gobierno, el diferencial positivo de crecimiento de la economía española respecto a la media comunitaria se ha incrementado a partir de la segunda mitad del año 2018, al tiempo que los indicadores económicos más recientes "avalan la positiva evolución de la economía".

En un comunicado, la ministra de Economía y Empresa en funciones, Nadia Calviño, ha destacado "el buen tono" de la demanda interna en el comienzo del año, como ponen de manifiesto los datos de Contabilidad Nacional avanzados por el INE, que constatan una aceleración del crecimiento del PIB hasta el 0,7% en el primer trimestre.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat