La junta general de accionistas de BBVA ha aprobado la reelección de Carlos Torres como consejero ejecutivo de la entidad con un 98% de votos a favor, en la que ha sido la primera junta a la cual ha acudido en calidad de presidente y que ha sido marcada por la sombra del 'caso Villarejo'.

La junta se ha celebrado este viernes en Bilbao y los accionistas han dado el visto bueno a todas las propuestas del consejo de administración, a pesar de la desconfianza mostrada por algunos accionistas cabe en la nueva cúpula directiva y su relación con el expresidente Francisco González y su supuesta relación con la firma de detectives privada Cenyt, vinculada al excomisario encarcelado José Manuel Villarejo.

En concreto, la reelección de Torres como miembro del consejo se ha aprobado con un 98% de los votos, así como la del consejero Pujar Kumar Japoor, con un 99%. También el 99% de los accionistas de la entidad han votado a favor de la ratificación y nombramiento del consejero delegado del banco, Onur Genç, directivo de origen turco designado como sucesor de Torres Villa en el marco del plan de sucesión del expresidente Francisco González, que dejó la entidad el pasado mes de diciembre. Así, Torres cesó en su cargo de número dos para pasar a ocupar el de presidente ejecutivo, reemplazando a Francisco González.

A la junta también se han aprobado las cuentas anuales y los informes de gestión del BBVA y del grupo consolidado correspondientes al ejercicio 2018, con un 99% de votos a favor, así como el estado de la información no financiera o de la gestión social (97%).

De la misma manera, la entidad con sede en 'La Vela' ha obtenido 'luz verde' a su decisión de delegar facultades en el consejo de administración con un 99% de votos, con facultad para formalizar, enmendar, interpretar y ejecutar las acuerdos que se adopten a la junta general.

Por otra parte, ha sido aprobada la política de remuneraciones de sus consejeros con el 95% de los votos, que incluye el número máximo de acciones a entregar como consecuencia de su ejecución o llevar a una votación consultiva el informe sobre remuneraciones, y ha sido ratificado con el 98% de accionistas a favor el nivel máximo de remuneración variable para los empleados la actividad incida en el riesgo de la entidad.

En concreto, el banco reafirmará el nivel máximo de remuneración variable de hasta el 200% del componente fijo del emolumento total para un determinado colectivo de empleados las actividades profesionales "inciden de manera significativa" en el perfil de riesgo del grupo. Este punto se mantiene igual desde hace años.

Las representaciones sindicales y otros accionistas que han intervenido en la junta han mostrado su disconformidad con una política de remuneraciones "millonaria", que consideran que tendría que ser más moderada, y han reclamado actualizar y revisar los beneficios sociales de la plantilla.

Torres ha respondido a los sindicatos asegurando que BBVA es una empresa "preocupada por las personas, por su desarrollo profesional y para estar en permanente diálogo abierto." Sin embargo, ha reconocido el "creciente entorno competitivo" en un sector en "plena transformación".

"Es responsabilidad de todos que se alcancen buenos resultados y de ser eficiente, lo que es garantía para la empresa y da más seguridad para los trabajadores," ha indicado el presidente de BBVA.

Con respecto a la diversidad de género, ha admitido que todavía "falta mucho camino por recorrer", sobre todo en los puetos de alta dirección. "Apostamos por estos valores, es una cosa positiva, bien para el equipo y para el negocio", ha remarcado.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat