Invertir o limitar. Más turismo o menos turismo, esta es la cuestión. El Informe de la Actividad Turística del 2016 detalla que hay casi un empate técnico entre los barceloneses que piden trabajar para atraer a más visitantes a la capital catalana y los que reclaman limitar el turismo. Concretamente, el 47,5% quiere que el Ayuntamiento siga fomentando uno de los sectores más importantes de la economía barcelonesa. Por otra parte, el 48,9% quiere poner límites a esta actividad.

El concejal de Turismo del consistorio de Barcelona, Agustí Colom, apunta que "es la primera vez que la población se divide en su evaluación sobre la llegada y los límites del turismo". El 43,9% de la población valora positivamente la gestión del ejecutivo de Ada Colau en esta materia y tan sólo el 23,6% piensan que ha sido negativa.

Se está llegando al límite

El mismo documento señala que casi el 90% de los barceloneses y barcelonesas consideran que el turismo es "beneficioso" para la ciudad, pero que se está a punto de superar los límites. Esta es la opinión de más de la mitad de los vecinos de los distritos de Ciutat Vella, Eixample, Sarrià-Sant Gervasi y Gràcia. Una opinión bastante compartida por toda la ciudad. De hecho, excepto a Nou Barris, comparten el mismo pensamiento más del 40% de los encuestados.

Barcelona, una ciudad de notable alto

El Informe de la Actividad Turística también pide la opinión de los actores del otro lado del tablero de juego. Los turistas valoran Barcelona con una nota global media de 8,7. Los aspectos que más gustan a los visitantes son la arquitectura -la cual valoran con un 9,1-, la cultura -8,7- y el entretenimiento y la restauración -en las cuales les ponen una nota de 8,5 sobre 10-.

Pero no todo son flores y violas. Los turistas también tienen quejas. Según el documento, los viajeros que pasan por la capital catalana lamentan que los precios son demasiado elevados en relación con la calidad de los productos y que hay masificación en las zonas y monumentos turísticos más famosos.

Crecen las pernoctaciones y los ingresos

En el 2016 se superaron los 19 millones y medio de pernoctaciones en los hoteles de Barcelona, un 5,5% más que el año anterior y el ingreso medio por habitación ocupada fue de 113,69 euros, un 11,6% más que en 2015.

El perfil más habitual del visitante es el de una persona de 36 años que viene de vacaciones, que ya ha visitado previamente la ciudad y que se gasta unos 60 euros por término medio en alojamiento y destina más de 350 euros en productos extrahoteleros.

Atractivo a nivel europeo

Hay muchos elementos que rodean Barcelona y que hacen de la capital de Catalunya uno de los destinos más deseados por los europeos. El clima, la gastronomía, la historia arquitectónica y el ocio son algunos de los aspectos que más seducen a los visitantes. El 44% de los turistas provienen de la Unión Europea, el 35% de más allá del continente y el resto llegan desde diferentes puntos del estado. Entre los visitantes extranjeros destacan los británicos -8,96%-, los norteamericanos -8,41%- y los franceses -8,39%.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat