No habrá Mobile World Congress (MWC), pero Barcelona no se resigna a quedarse sin actividades durante la semana del 24 al 27 de febrero, cuando estaba previsto que se celebrara el congreso. Un acontecimiento que aporta en la ciudad unos 500 millones de euros y más de 14.000 puestos de trabajo, y que al no hacerse, supone unos efectos económicos notables, principalmente para el sector servicios. Es por este motivo que desde lo Ayuntamiento de Barcelona, junto con otras instituciones, se plantean unas iniciativas por "paliar los efectos negativos" de no tener Mobile. Así lo ha explicado el primer teniente de alcaldía, Jaume Collboni, en una rueda de prensa en el Ayuntamiento después de reunirse con los representantes de los sectores afectados.

La primera iniciativa es la Barcelona Opportunity Week, que se basa en una serie de ofertas y gangas durante los días del congreso en el sector de los servicios: restaurantes, hoteles, ofertas culturales... La idea, según Collboni, es "evitar el máximo de cancelaciones haciendo Barcelona igualmente atractiva", y se proponen varias ofertas conjuntas en materia gastronómica, cultural y hotelera.

Además, como ya se anunció ayer, también se prepara una propuesta de congreso alternativa en el Mobile, o, más esmeradamente, en el 4YFN, el acontecimiento de startups paralelo al MWC que se celebraba en la Feria de Montjuïc los mismos días y que también ha quedado cancelado. La propuesta la lideran conjuntamente el Ayuntamiento de Barcelona y el cluster de startups Barcelona Tech City, junto con otras organizaciones. La iniciativa, que todavía no tiene definido en qué sitio se hará, se llamará Barcelona Tech Spirit y no tendrá ninguna vinculación con Fira de Barcelona.

Según Collboni, la principal intención es que a pesar de no haya Mobile, las actividades paralelas que había preparadas se mantengan o tengan una alternativa y se puedan paliar al máximo" las consecuencias económicas en todos los sectores.

"Salvar la semana del Mobile"

En declaraciones en la prensa después de la reunión, el presidente del Gremio de Restauración de Barcelona, Pere Chías, ha asegurado que el sector quiere "mirar hacia adelante y trabajar para llenar" la semana en la que se tenía que celebrar el Mobile, y ha dicho que entienden que se trata de una cuestión de fuerza mayor la que ha obligado a la cancelación, aunque ha admitido que las pérdidas en restauración están entre 25 y 35 millones de euros.

El presidente de Apartur, Enrique Alcántara, ha celebrado "el empuje y la velocidad" por parte del Ayuntamiento para "salvar la semana del MWC", y ha afirmado que la ciudad ha tenido una buena reacción ante la cancelación, igual que las empresas tecnológicas emergentes, que han propuesto continuar con los acontecimientos que estaban programados de forma paralela al congreso.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat