El gestor aeroportuario Aena perdió entre enero y septiembre 107,6 millones de euros, frente a los 1.114,2 millones que ganó un año antes, lastrado por la caída del tráfico aéreo derivado de la pandemia de la Covid-19. Esto supuso una caída de sus ingresos del 49,7%, hasta 1.733,4 millones. En total, la empresa logró un beneficio neto de 507 millones de euros en los primeros nueve meses.

Y es que, el tráfico de pasajeros —incluyendo la red de aeropuertos en España, el aeropuerto de Luton en el Reino Unido y los seis aeropuertos del Grupo Nordeste de Brasil— disminuyó el 68,7% y se situó en 74,6 millones, según las cuentas remitidas a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En el caso concreto de España, el número de pasajeros acentuó su caída al 69,7%, con 64,8 millones de viajeros registrados. En Luton el descenso fue del 64,8% y en los aeropuertos brasileños del 52,7%. En los nueve primeros meses, más de la mitad del tráfico (50,5%) procedió de turistas europeos, especialmente británicos (22,7%) y alemanes (18,2%), mientras que el 42,1% correspondió a movimientos dentro de cada país.

El descenso del tráfico, que se inició en marzo y que se agudizó en primavera con caídas de hasta el 99%, se tradujo además en una reducción de los ingresos aeroportuarios, que cayeron un 63,6 % hasta los 811,6 millones, mientras que los ingresos comerciales lo hicieron el 19,3% hasta los 771 millones. Por su parte, el resultado bruto de explotación (EBITDA) se situó en 516 millones —casi el 76% menos— incluyendo 14,4 millones de la consolidación de Luton y un impacto negativo de 77,4 millones de euros de Aena Brasil.

La generación de caja de la compañía se redujo en un 83% hasta los 321,8 millones de euros.  La deuda financiera neta se incrementó un 0,4% hasta los 6.704,3 millones y entre el segundo y el tercer trimestre del año la compañía alcanzó unos ahorros de 284,4 millones.

Incentivos comerciales para fomentar el tráfico

Aena ha aprobado un nuevo incentivo extraordinario de recuperación de operaciones que se aplicará entre el 1 de noviembre y el 31 de marzo. Éste supone que las compañías recibirán un reembolso en la tarifa media mensual de aterrizaje equivalente al porcentaje de recuperación, independientemente del número de pasajeros que transporten. Esto incentiva todos los movimientos operados siempre que la aerolínea alcance al menos un 20% de recuperación con respecto al mismo mes de la temporada de invierno anterior.

Y es que Aena reconoce que a corto plazo no se observan signos de recuperación debido a la segunda oleada de contagios que se está propagando en Europa y las diferentes medidas restrictivas aplicadas por los diferentes países europeos en respuesta a la misma. Y ha agregado que "en las actuales circunstancias no es posible anticipar en qué momento se iniciará la recuperación".

 

Imagen principal: Mostrador de los vuelos a Aena, que muestra algunas cancelaciones. ACN

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat