Se ha hecho pública la lista de las 40 obras nominadas para el Premio de Arquitectura Contemporánea de la Unión Europea - Premi Mies van der Rohe 2017. Entre ellas figuran la casa 1014 de Granollers y la Vivienda colectiva para personas mayores, casal y CAP del Poblenou. Pero también hay otra obra que toca directamente a los catalanes: el Museo Memorial de Ribesaltes, dedicado parcialmente a los republicanos españoles que estuvieron internados allí. Estas tres obras han sido escogidas entre 355 construcciones preseleccionadas. A mediados de febrero se conocerán las 5 obras finalistas del premio, que se concederá en mayo. El premio Mies van der Rohe, uno de los principales de la arquitectura europea, intenta promover una arquitectura innovadora y sostenible.

Solución arquitectónica para Granollers

Casa 1014 de Granollers. Fotografía cedida por la Fundación Mies van der Rohe.

Este proyecto de H Arquitectos (David Lorente, Josep Ricart, Xavier Ros y Roger Tudó) intentaba conseguir una casa con el máximo confort, en un solar estrecho y largo que daba a dos calles, y que el propietario quería dividido en dos ambientes. Los arquitectos mantuvieron la fachada principal, por su valor arquitectónico, y dividieron la casa en dos bloques separados por un jardín interior. Además, con cubiertas retráctiles, se crearon unos espacios de transición entre la calle y la vivienda, medio patio, medio espacio interior. En los espacios interiores domina la madera, para darle calidez.

Un centro público de calidad

Vivienda colectiva para personas mayores, casal y CAP del Poblenou. © José Hevia.

La vivienda colectiva para personas mayores, casal y CAP del Poblenou es una obra de los estudios Bonell i Gil (Esteve Bonell y Josep Maria Gil) y peris+toral (Marta Peris y José Manuel Toral). El objetivo de este gran equipamiento, situado detrás de la Torre Agbar, es favorecer las dinámicas comunitarias y de barrio. Contiene viviendas, un centro cívico, un centro de salud y un gran parking. Las viviendas tienen lavandería comunitaria en el terrado, espacios lúdicos de uso compartido, jardines urbanos... En cambio, una escuela pública situada muy cerca de este edificio, el CEIP Encants, no ha logrado entrar en la lista de los 40 nominados, aunque figuraba en el ránquing de los preseleccionados.

El dolor del exilio y del genocidio

Museo del Memorial de Ribesaltes. © Kevin Dolmaire.

En noviembre de 1938 se creó el campo Joffre en Ribesaltes, destinado al internamiento de los "extranjeros indeseables". Muy pronto empezarían a recluir allí a republicanos españoles y miembros de las Brigadas Internacionales, que vivirían en condiciones pésimas. Más tarde, en enero de 1941, ya en plena guerra mundial, se llenarían de judíos, gitanos y, de nuevo, republicanos. Muchos judíos internados en Ribesaltes serían entregados, por el gobierno de Vichy, a las autoridades alemanas, que las deportaron y les aplicaron las políticas genocidas de "solución final". Más tarde, el campo Joffre alojó a soldados alemanes e italianos, y en los años sesenta, a militantes del Frente de Liberación Nacional de Argelia; serían relevados, con la independencia argelina, por los harkis, los argelinos colaboracionistas con el colonialismo. Las condiciones de vida, en el Campo Joffre, eran pésimas, y muchos de los internos murieron de desnutrición, de hambre y de problemas de salud. En 1994 se erigió una estela en recuerdo de los judíos muertos en el campo; el año siguiente se pondría otra por los harkis, y en 1999, finalmente, se colocaría una en recuerdo de los republicanos españoles. Al principio del siglo XXI se empezó a discutir la realización de un museo memorial para todas las víctimas, que finalmente fue elaborado por Rudy Ricciotti pero no se inauguró hasta el 2015. Se trata de un gran bloque medio soterrado, medio emergente, que no esconde el histórico bloque F, que ha sobrevivido al periodo de los internamientos, y que se ha mantenido sin reformar, erosionado, como metáfora del impacto del olvido sobre la memoria.

Precedente catalán

Filarmónica de Szczecin. Foto: UmSzczecin.

En la última edición de los Mies van der Rohe, que se conceden cada dos años, obtuvo el premio un equipo catalán, el estudio barcelonés Barozzi/Veiga, pero no por una obra realizada en Catalunya, sino por una construcción hecha en Polonia, el edificio de la filarmónica de Szczecin.

Foto de portada: Casa 1014 de Granollers. Fotografía cedida por la Fundación Mies van der Rohe.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat