La Plataforma per la Llengua está preocupada por la situación del catalán en el mundo musical. Mientras la presencia de la lengua catalana en el mundo teatral se ha ido incrementando en los últimos años, y también disfruta de buena salud en el ámbito literario, el uso de la lengua en la música es todavía muy bajo. La ONG del catalán ha encargado un estudio para ver cómo impactan las subvenciones institucionales en los usos lingüísticos, y para estudiar cómo podría revertirse esta tendencia. Este estudio ha sido presentado en la sede del SGAE de Barcelona, que ha manifestado su apoyo a la iniciativa.

Falta implicación institucional

Según Gemma Ponsa, responsable de Cultura de la Plataforma per la Llengua, la principal conclusión de este estudio es que el mundo de la música catalana no vive gracias a las subvenciones, pese a lo que digan algunos críticos. Reconoce que en el mundo de la música hay un grave problema lingüístico que afecta a todas las lenguas que tienen pocos hablantes, tengan Estado propio o no. Pero también afirma que el apoyo a las lenguas con pocos hablantes en otras partes es mucho mayor, porque las instituciones reconocen los problemas que tienen aquellos que cantan en una lengua que tiene un mercado de pequeñas dimensiones.

Estudio comparativo

Lluís Duran, responsable del estudio, ha afirmado que en este caso se ha querido hacer una fotografía de lo que ha pasado con las subvenciones a la música en el caso catalán en 2015 y en 2016. El estudio se centra en Catalunya, pero también ha buscado equivalencias con instituciones de otros países que también han tenido políticas de promoción de la lengua propia en la música: Eslovenia, Finlandia, Irlanda, Lituania, Euskadi y Quebec. Son territorios de unas dimensiones próximas a Catalunya donde también la lengua propia tiene problemas de disglosia en el ámbito musical.

Menos ayuda que en el resto de países

El estudio de la Plataforma muestra que de todos los proyectos subvencionados, el 60% de los recursos se destinan a actividades en que el catalán tiene menos de un 25% de presencia (y menos del 20% de los recursos se destinan a aquellos proyectos donde el catalán es claramente mayoritario). En cambio, en los países con los que se ha comparado Catalunya, hay muchos más ayuda a la música en lengua propia. En Quebec las ayudas a los proyectos en francés superan el 70% del total. La Plataforma denuncia que, actualmente, en algunas áreas, como en los grandes festivales, la presencia del catalán es marginal (en el Sónar del 2015 no hubo ninguna actuación en catalán).

Las cifras cantan

Plataforma no quiere eliminar las subvenciones a los proyectos donde el catalán es minoritario, pero solicita que se preste más atención al factor lingüístico. Afirman que les parece muy bien que en Catalunya haya música en muchas lenguas, pero reivindican que las ayudas que se dan fomenten la lengua catalana. La ONG del catalán se muestra muy crítica con el hecho que el Instituto Catalán de las Industrias Culturales (ICEC), que da la mayor parte de las ayudas, reconozca que su prioridad es defender la industria cultural y no la lengua; por eso reivindican que se den directrices políticas para cambiar un funcionamiento que califican "de anómalo". Por eso han abierto una página web donde difunden la campaña "Les xifres canten" y piden a los catalanes firmar telemáticamente un manifiesto de apoyo al catalán al mundo musical. Este manifiesto, que se entregará a la consellera de Cultura Laura Borràs, incluye varias propuestas, como que a los proyectos que piden ayudas oficiales en el ICEC se los exija un 50% de música en lengua catalana u occitana (y que les destinen un 50% de su presupuesto). Además, la Plataforma pide medidas que permitan que los músicos del resto del dominio lingüístico catalán puedan presentarse a estas ayudas. Eso es porque desde la ONG del catalán también denuncian el poco reconocimiento oficial a la unidad lingüística: los grupos de fuera el Principat rara vez tienen ayudas. Los grupos de Catalunya Nord o de l'Alguer no consiguen apoyo, ni de sus gobiernos respectivos (por no cantar en francés ni en italiano), ni de Catalunya. La Plataforma dirige esta campaña a la Conselleria de Cultura, que es la que destina más recursos a la música, pero afirma que también hay otras instituciones, como los ayuntamientos, que tienen políticas que no avalan el catalán y se ha comprometido a iniciar más adelante negociaciones con ellos.

Los músicos reivindican medidas

Varios artistas han dado apoyo en la campaña Les Xifres Parlen. Ahora bien, Joan Isaac ha manifestado" que también hay un problema grave con la televisión pública, que no difunde lo suficiente la música en catalán, y la gente acaba programando sólo aquello que es visible". También afirma que la Conselleria de Cultura tiene que hacer una programación anual que permita a la música de base girar por el territorio y no depender de los grandes festivales. Algunos músicos también han denunciado la catalanofobia, y han asegurado que no les quieren contratar fuera de Catalunya porque cantan en catalán.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat