La dibujante Yayo Kawamura, conocida sobre todo por sus libros ¡Qué montón de animales! y ¡Qué montón de vehículos!, presenta ahora ¡Qué montón de cosas! (ed. Cruïlla). El planteamiento de este libro es similar al de los anteriores, pero en gran formato: unos dibujos atractivos que presentan objetos, oficios y seres que los niños conocen bien. Una especie de gran mosaico en el que el niño aprende a identificar y a nombrar su entorno: las cosas de casa, las plantas y los animales, los vehículos, los oficios, los utensilios de cocina, los alimentos... El libro está hecho con páginas gruesas, de cartón, lo que hace que sea adecuado para niños a partir de los 3 años.

Em feu un lloc?

ING Ediciones presenta Em feu un lloc? de Loek Koopmans. Un pequeño cuento ilustrado para los niños que empiezan a leer. Se inspira en una historia tradicional rusa. En un bosque nevado, seis animales buscan un cubil donde guarecerse para huir del frío. Usa frases con elementos repetidos, para que los niños puedan disfrutar del ritmo. Una historia sobre la solidaridad y la amistad, ideal para niños de unos seis años.

¿Me hacéis un sitio?

El primer Atlas

A los niños les fascinan los mapas. Y es muy importante que aprendan a entender los mapas desde pequeños. Aleksandra Mizielińska y Daniel Mizieliński nos ofrecen un Atlas del mundo muy especial, pensado para los más pequeños (lo ha publicado Maeva Young). Está integrado por unos mapas generales, por continentes, seguidos de unas páginas dedicadas a países concretos, en los que se indican monumentos famosos, peculiaridades gastronómicas, fenómenos climáticos... Son 55 mapas en doble página, con un total de 4.000 ilustraciones. Este Atlas añade algunas aportaciones curiosas y muy atractivas; por ejemplo: se indican los nombres de niña y de niño más frecuentes en cada Estado. Evidentemente, en una obra de este tipo hay muchos tópicos, y puede resultar molesta una visión excesivamente estatalista, pero es un libro que los niños adorarán. En realidad, se trata de una obra que desde su publicación ha obtenido muchos premios, tanto por sus cualidades como libro infantil, como por su capacidad de divulgación de conocimientos geográficos. Este Atlas del mundo está recomendado para niños mayores de 9 años.

Revivir un clásico

La Magrana ha reeditado, en gran formato, uno de los clásicos modernos de la literatura infantil: Charlie i la fàbrica de xocolata. Un libro que se publicó en 1968 pero que todavía mantiene intacto todo su encanto (no en vano se hicieron sendas adaptaciones cinematográficas en 1971 y en 2005). Charlie encuentra, dentro de una chocolatina, un billete de oro que permite una visita a la fábrica de chocolate de su barrio. Gracias a este billete hace el conocimiento del señor Wonka, el propietario de la fábrica, y durante la visita al establecimiento vivirá grandes aventuras. Se recomienda leerlo hacia los 10 años.

De locos

Y para los que ya son más mayorcitos, un libro fantástico y original: Loco por los monos, de Owen Davey (SM Ediciones). Una obra de divulgación científica, que demuestra que el conocimiento no está reñido con el entretenimiento. Davey es ilustrador, pero le interesa mucho la naturaleza. De hecho, ha publicado libros sobre zorros, sobre pájaros, sobre bisontes... Para hacer este libro, Davey emprendió una larga tarea de documentación, y eso le ha permitido hacer una obra en que la calidad científica se compagina con la calidad del dibujo. Con unos dibujos inspirados en los de hace unas décadas, Davey explica muchas curiosidades sobre los monos que fascinarán a pequeños y grandes.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.

Suscríbete a ElNacional.cat