Satori Ediciones ha publicado Historia de los samuráis, de Jonathan López-Vera, investigador de la Universitat Pompeu Fabra. López-Vera toma un tema muy atractivo, que está repleto de mitos, engaños y especulaciones, y lo analiza de forma muy seria. Y consigue una cosa que no es nada fácil: mantener el encanto de Japón más mítico, sin necesidad de recurrir a estereotipos ni a mentiras. El autor deconstruye los mitos de los orientalistas, pero no pierde la fascinación por Japón. Un libro de divulgación científica ejemplar que encantará a todos aquellos que sientan curiosidad por estos guerreros del Extremo Oriente.

Coprotagonistas de la historia japonesa

López-Vera deja bien claro que su libro no pretende ser una historia de Japón, sino tan sólo de la casta de guerreros que gobernó Japón durante siete siglos (reconoce que en Japón también había mucha otra gente, como payeses y comerciantes, y que éstos deben tener su propia historia). El autor empieza por explicar que Japón es muy diferente de cómo se explicaba habitualmente, que no es cierto que en Japón el emperador tuviera un poder absoluto y que los samuráis lo obedecieran ciegamente. López-Vera asegura que el poder del emperador estaba muy condicionado por la figura del emperador retirado, y que los samuráis a menudo intentaban controlar el poder del emperador. En realidad, buena parte del libro de López-Vera está dedicado a las continuas intrigas impulsadas por algunas familias de samuráis para conseguir el poder.

Pasiones

La historia de los samuráis se prolonga a lo largo de siete siglos y es una historia de intrigas, de deseo desmesurado de poder, de humillaciones, de envidias y celos entre hermanos, entre padres e hijos, entre sobrinos y tíos... En esta obra hay buenas dosis de sexo y de amor, y un compendio de violencia extrema, con seppukus (harakiris) incluidos en abundancia. No hace falta que López-Vera se invente nada: la historia de Japón nos ofrece tramas de novela ricas y variadas, como lo saben bien los dibujantes de mangas de temática histórica, y también los autores de novelas históricas como Shogun. Historia de los samuráis no tiene nada que envidiar, en cuanto a truculencia, intriga y tensión, a Juego de truenos.

Morbo

Historia de los samuráis es un libro absolutamente documentado, aunque escapa a la obsesión académica por las notas a pie de página. Pero no renuncia a tocar los temas más escabrosos, y a veces más atractivos, de la historia de Japón. El autor tiene un magnífico instinto asesino para encontrar la anécdota picante que enriquece el libro. Pero para respetar el relato principal, sobre la evolución de los samuráis a lo largo del siglos, no incorpora muchas de las anécdotas al texto, sino que las presenta en recuadros, de una forma muy equilibrada. Y hay recuadros fascinantes: uno lo dedica a la Mimizuka: una montaña debajo la cual hay enterradas miles de narices cortadas a los coreanos durante la invasión de Corea: en principio los samuráis cortaban las cabezas a sus enemigos, pero como en Corea mataban a tantos, y como los trofeos se tenían que recontar en Japón, decidieron cortar sólo las narices, y enviarlas al archipiélago conservadas en sal. López-Vera dedica otro cuadro a los "tesoros imperiales": tres objetos sagrados que se asegura que fueron cedidos por el nieto de la diosa Amaterasu a sus herederos, los primeros emperadores japoneses. Se trata de una espada, una joya y un espejo. No hay ninguna fotografía de estos objetos, pero las autoridades japonesas aseguran que se usan todavía en las ceremonias privadas de coronación de cada nuevo emperador. Así, pues, sólo los podrían ver a algunos sacerdotes y el propio emperador. Ni siquiera se sabe dónde se guardan los tesoros imperiales, pero su posesión ha provocado numerosos conflictos a lo largo de la historia de Japón. Y lo más probable es que los objetos que se preservan ahora sean falsificaciones de los antiguos.

Una edición muy digna

El libro de López-Vera tiene todos los complementos para hacerlo atractivo y lo más comprensible posible para un público no académico. Dispone de una gran cantidad de cuadros explicativos, gráficos, mapas (aunque estos no tienen la calidad óptima). Para el que esté muy interesado en el tema, al fin del libro se incorpora una bibliografía selecta, en la que se puede encontrar lo mejor de las publicaciones sobre samuráis. Además, el libro reproduce un gran número de imágenes: algunas están incorporadas al texto, y las más espectaculares se reproducen, en color, en un encartamiento en la parte central del libro. El papel es agradable y el diseño, elegante. La redacción es exquisita, y denota que, sin duda, ha pasado por un proceso de revisión esmerado. En unos tiempos en que los libros se elaboran cada vez con más prisa y menos delicadeza, una edición como esta es un absoluto lujo.

Satori, un gran pequeño

Satori Ediciones es una pequeña editorial de Gijón especializada en publicaciones sobre Japón (su lema es "Japón está en los libros"). Forma parte de la constelación de pequeñas editoriales especializadas en temas concretos que en los últimos años ha conseguido mejorar el panorama editorial español ofreciendo un conocimiento detallado de aquello que publican, una edición muy esmerada y relaciones estrechas con el círculo de interesados en el tema, sobre todo mediante las redes sociales. Dentro de la cultura japonesa, Satori cubre un gran abanico: ha publicado grandes autores modernos japoneses que no estaban disponibles en castellano, como Tanizaki Junichiro o Natsume Soseki; ha traducido a autores dedicados al ero-guro, un estilo típicamente japonés que combina grandes dosis de sadismo y de aberración sexual; pero también ha tocado muchos otros géneros: poesía, novelas actuales, filosofía, artes marciales, pensamiento... En las colecciones de Satori conviven los mejores autores japoneses con los mejores especialistas extranjeros con Japón. Una herramienta excelente para acercar el Extremo Oriente a Europa.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat